SUSCRÍBASE AL BOLETÍN DE NOTICIAS

Reciba las últimas actualizaciones de Pictet Para Ti

Sostenibilidad medioambiental

Cómo aprovechar las aguas residuales de las ciudades para prevenir las pandemias

Diciembre 2020

Mediante el estudio de las aguas residuales es posible interceptar desde su origen infecciones por virus como la COVID-19 y prevenir la difusión de otras crisis sanitarias. Pero hay que seguir investigando.

Victor Hugo definió el alcantarillado de París como «la conciencia de la ciudad» y, 150 años más tarde, podría convertirse en nuestro salvavidas. En efecto, según muchos estudios, el alcantarillado podría ser nuestro mejor aliado en la lucha contra el coronavirus y futuras pandemias. 

Un estudio capilar de las aguas para defenderse de los virus

Gracias a los análisis de las aguas residuales de nuestras metrópolis, los científicos son capaces de detectar incluso pequeñas trazas de virus y bacterias. Por consiguiente, con estos datos es fácil saber qué zonas de las ciudades son las más afectadas e idear medidas sanitarias específicas para ayudar a las personas que viven en ellas. Además, esta información permite trazar el proceso de avance de las enfermedades y establecer confinamientos bien definidos en las zonas más afectadas. 

Contra la COVID-19 los progresos de la ciencia son alentadores

Los investigadores han identificado fragmentos de ARN del virus en las alcantarillas y han demostrado que existe una correlación con las tasas de contagio. A tan solo tres días del contagio, se puede detectar el ARN del coronavirus, un plazo fundamental contra un virus que tiene un periodo de incubación de hasta 14 días y más de un 80% de enfermos asintomáticos o con síntomas muy leves, que son los principales vectores de contagio. Los datos recogidos hasta ahora demuestran que el ARN viral encontrado en las aguas residuales puede ser identificado al menos 5-6 días antes de que aparezcan los síntomas físicos en las personas contagiadas.

El agua como oportunidad de inversión

En Suiza, los investigadores de la École Polytechnique Fédérale de Lausanne (EPFL) y del Swiss Federal Institute of Acquatic Science and Technology (EAWAG) han realizado ensayos con muestras de 12 plantas de tratamiento de aguas residuales que juntas abastecen a unos 800.000 habitantes. Los resultados son muy detallados y los investigadores han conseguido incluso detectar la infección en muestras de febrero procedentes de Lugano y Zúrich, cuando ambas ciudades tenían respectivamente uno y seis casos conocidos. El objetivo principal es desarrollar un sistema de alarma inmediato tanto para otras olas de COVID-19 como para otros virus.

Por otra parte, los investigadores del Arizona State University's Human Health Observatory (HHO) llevan supervisando los indicadores de salud en el alcantarillado desde hace más de diez años, con la convicción de que, si se refinasen aún más, estas técnicas podrían identificar una sola infección incluso entre dos millones de personas. Este tipo de investigaciones se está llevando a cabo en muchos países como Estados Unidos, Suiza, Reino Unido, Francia, Países Bajos, Nueva Zelanda y Australia, solo por citar los principales. Una confirmación más de que muchos Gobiernos consideran importante la investigación en este sector.

Reciba las últimas actualizaciones de Pictet Para Ti Suscríbase al boletín de noticias