Sostenibilidad medioambiental

i+d y lucha contra el cambio climático

El impulso de las startups verdes relanza el registro de patentes

Enero 2019

La Oficina Española de Patentes y Marcas ha publicado recientemente un estudio que apunta a que las patentes nacionales relacionadas con mitigación del cambio climático crecieron un 150% entre 2015 y 2016.

En este período se registraron un total de 2.950 patentes relacionadas con el ámbito de la sostenibilidad, de las cuales 977 solicitudes corresponden a inventos relacionados con energía térmica y 682 están vinculadas a la energía eólica.

El mismo estudio apunta que la mayoría de estas patentes verdes se publicaron en la Comunidad Autónoma de Madrid (530) y de Andalucía (408), poniendo de manifiesto la actividad de I+D de ambas regiones españolas. De hecho, los últimos datos sitúan a la comunidad andaluza a la cabeza de la innovación (53 inventos registrados en 2016).

Respecto al origen de las patentes para mitigación del cambio climático, el organismo oficial indica que el 50% proviene de empresas, mientras que el 36% parte de particulares y el 14% de universidades. El 86% de las solicitudes surgen de iniciativa privada, frente al 14%, de origen público. Estos porcentajes revelan el peso de las empresas privadas en el impulso del I+D verde en nuestro país.

Para la Oficina Española de Patentes, el Acuerdo de París y el Protocolo de Kioto han sentado las bases para la lucha contra el Cambio Climático. Dos de sus pilares son la mitigación o ahorro energético, es decir, la reducción de emisión de gases que produzcan efecto invernadero, y la adaptación (creación de nuevos sistemas que aumenten nuestra resiliencia a los efectos del cambio climático). 

En este sentido, las medidas para mitigar el cambio climático deben incluir la reducción de la demanda de bienes y servicios que provocan grandes emisiones, el impulso del ahorro y la eficiencia. Por otra parte, estas iniciativas deben ir acompañadas de una mayor inversión en energía limpia (renovables) y la potenciación de tecnologías con bajas emisiones de carbono.

La Oficina explica, además, que a lo largo de 2016 se produjo un descenso en las inversiones mundiales en energías renovables. Sin embargo, a finales de 2016 la capacidad global de generación de energía creció un 8,7%, sobre todo en el ámbito de, precisamente, la energía solar y eólica.

En el ranking mundial, España ocupa el 5º lugar en capacidad instalada de energía eólica, el 8º en solar y el 13º en hidráulica.

Auge de las startups sostenibles

Estas empresas están creciendo gracias a sus consumidores, quienes buscan productos y servicios respetuosos con el medio ambiente. No solo se fijan en el tipo de producto que compran, sino también en las iniciativas que lleva a cabo la empresa en el ámbito de la sostenibilidad y los métodos empleados en la producción de sus bienes o servicios.

La estrategia empresarial y la cadena de producción debe ser verde y cumplir con las características de una empresa sostenible: obtener la certificación de sostenibilidad, reducir el consumo de energía en la producción de sus bienes o servicios, así como el impacto ambiental o el reciclaje de los materiales empleados.

Las startups verdes están en auge y sus proyectos intentan dar solución al cambio climático y a hacer un mundo más sostenible y ecológico. Ciudades inteligentes, cosmética y alimentación sostenibles, energía limpia o recuperar lo antiguo, son algunas de las iniciativas que llevan a cabo los jóvenes emprendedores de las startups españolas.