Green economy

Hyperloop, el tren del futuro

Hyperloop: la movilidad encuentra una quinta vía, la más sostenible.

Septiembre 2018

La idea es de Elon Musk: un túnel en el que se produce prácticamente el vacío, con lo que se reduce enormemente la fricción y el consumo de combustible y se logra multiplicar la velocidad. Hay cuatro empresas trabajando para hacerlo realidad.

Tan rápido como un avión, y tan respetuoso con el medio ambiente como un tren. En el ámbito del transporte público hay un proyecto que, aunque aún está en fase embrionaria, ha atraído la atención de los medios y los expertos. Se trata de Hyperloop, un sistema de transporte que parece sacado de una película de ciencia ficción.

De la ciencia ficción a la realidad

El concepto de un túnel en el que viajar a gran velocidad no es nuevo, aparece en multitud de cómics e incluso en una película de James Bond, "007: Alta tensión". No obstante, entre 2012 y 2013 hubo quien tuvo la idea de llevar el proyecto de la ficción a la realidad. El entusiasta que sueña con materializar la idea es nada menos que Elon Musk, fundador de Tesla y Space X. Su idea es crear un quinto sistema de transporte alternativo a los cuatro existentes para rutas largas: automóviles, trenes, aviones y barcos. Denomina Hyperloop al proyecto en un informe de 57 páginas en el que da a conocer las especificaciones técnicas. Lo más interesante es que no lo patenta y establece que la tecnología sea de código abierto, abriendo así el desarrollo a varias empresas: Hyperloop One, Hyperloop Transportation Technologies, Transpod y Arrivo. 

Le tecnología de Hyperloop

Aunque se ha comparado a Hyperloop con un tren, su tecnología es totalmente diferente. Se parece más a una gigantesca red de tubos neumáticos dado que el vehículo no tiene ruedas, no toca el suelo dado que levita sobre unos imanes y viaja por unos tubos en los que se ha hecho el vacío a fin de reducir la fricción. Como resultado, el consumo de energía (electricidad) se reduce y la velocidad se eleva exponencialmente hasta alcanzar los 1000 km/h. Esto implica que se podría viajar entre Los Ángeles y San Francisco en apenas 35 minutos en lugar de las 6 horas que se tarda en realizar el trayecto en coche. Aunque el proyecto ha levantado una gran expectación mediática, actualmente se encuentra en una incipiente fase de pruebas. Aún queda muchísimo por hacer. Los desafíos pendientes no son solo técnicos, sino también legales y relacionados con la seguridad y las normativas. Cuatro empresas han aceptado el desafío.

En qué punto se encuentran los proyectos

Hyperloop One es la empresa que más avanzado tiene el desarrollo del concepto. Fue la primera en realizar una prueba a gran escala en el desierto de Nevada, con un tubo de 3,3 metros de ancho y una longitud de 500 metros. La infraestructura levantada se ha convertido en el lugar donde probar el progreso logrado. Hasta la fecha, el sistema de transporte ha sido capaz de alcanzar los 310 km/h en una distancia de 436 m y tras una aceleración de 1,8 segundos en los primeros 100 m. El camino es aún largo pero ya se han dado los primeros pasos: "Fue nuestro primer vuelo", dijo el equipo de Hyperloop One, "y representa lo que Kitty Hawk fue para los hermanos Wright en 1903".