Sostenibilidad medioambiental

Muebles de madera ecológicos plantan cara al mercado

Muebles de madera ecológicos plantan cara al mercado

Noviembre 2018

Los expertos coinciden en las cualidades indiscutibles de la madera y sus ventajas como material. No sólo es versátil, buen aislante y estético: es biodegradable. Por este motivo, es de los materiales más verdes que existen para la construcción o la decoración. 

Según datos del Ministerio de Agricultura, cada año se consumen en nuestro país unos 30 millones de metros cúbicos de madera, la mitad de ellos de origen nacional. 

No obstante, es importante tener en cuenta algunas cuestiones sobre la madera, como, por ejemplo, su obtención. Es importante que provenga de explotaciones sostenibles. La Forest Stewardship Council (FSC) es una organización internacional sin ánimo de lucro que vela por la sostenibilidad de las explotaciones madereras y emite un certificado que las avala como tales. Esta entidad vela por una gestión forestal económicamente viable, lo que implica que los planes de gestión forestal sean lo suficientemente rentables, sin que generen ganancias económicas a expensas del recurso forestal, del ecosistema o de la población u otras partes afectadas.

La FSC, además, tiene una dimensión social, como velar por los derechos de comunidades locales, así como los derechos de los trabajadores. 

En bosques gestionados sosteniblemente las talas están controladas, sujetas a ley, y se respeta la biodiversidad propia del entorno. En este sentido, la Unión Europea (UE) ha desarrollado la normativa European Union Timber Regulation (EUTR), que hace hincapié en la trazabilidad de la madera, tanto de la obtenida dentro de la UE como en la importada. En total, la FSC certifica 273.360,24 hectáreas en 27 explotaciones distintas a lo largo de la geografía española. No obstante, organizaciones ecologistas siguen denunciando talas ilegales.


Muebles sostenibles

La sostenibilidad aplica, como no, a la industria del mueble y la decoración. Existen así diversas variables que, añadidas a las anteriores, garantizan que un mueble de madera es sostenible. Por ejemplo, su diseño. Cuantos menos materiales se usen en su fabricación, más sostenible será. Es decir, un mueble hecho sólo de madera es más fácil de reciclar, por lo que es más respetuoso con el medio ambiente. En el caso de combinar varios materiales, han de ser biodegradables y, si son reciclados, mejor. La facilidad a la hora de desmontar el mueble es algo que también juega a su favor a la hora de reciclar.

Cuantos menos materiales se usen en su fabricación, más sostenible será

Algunas marcas españolas ya despuntan en este escenario, como Lufe, una startup basada en un nuevo modelo de negocio: la venta online de muebles de madera de pino ecológicos.
Lufe tan solo cuenta con una pequeña oficina a cargo de la gestión y la contabilidad, un pequeño showroom en el que mostrar sus productos y el aserradero, donde se crean las camas, mesillas, estanterías o armarios.

El éxito de esta pequeña empresa reside en su forma de trabajar. Lufe se centra en el comercio online, sin distribuidores e intermediarios, y el Do It Yourself. Los consumidores son los que montan los artículos que adquieren con ayuda de instrucciones que encuentran en la página web. 

A todo esto se suma la calidad de los productos, un precio competitivo, un diseño minimalista, propio y único, ya que las vetas de la madera hacen distinto cada uno de los productos, y una atención al cliente personalizada y cuidada.

Este modelo de negocio llama la atención y sus productos sostenibles ya llegan a Bélgica, Holanda, Inglaterra, Francia, Marruecos o Israel, en menos de una semana. Local, Universal, Funcional y Ecológico son las bases de Lufe, que además le dan nombre a esta exitosa empresa vasca.