Sostenibilidad medioambiental

eficiencia energética y medio ambiente

Sostenibilidad y lucha contra el derroche energético: así es como la domótica puede reducir el consumo

Abril 2019

De los asistentes digitales a los termostatos inteligentes, pasando por los electrodomésticos conectados: la inteligencia artificial, los sensores y la automatización están transformando nuestros hogares. Los harán más cómodos y reducirán el malgasto.

La Inteligencia artificial y la automatización están entrando en nuestros hogares. Nos hacen la vida más cómoda, pero también tienen otra ventaja: pueden fomentar la sostenibilidad de las viviendas.
En efecto, la tecnología se mezcla cada vez más con el diseño, la funcionalidad y el ahorro energético. Así es como lo hace.

Un hogar conectado

Los objetos conectados aún no están muy difundidos a pesar de su potencial. Porque todo puede estar conectado: frigoríficos, lavavajillas, termostatos, bombillas... El sector se verá, además, impulsado por el ahorro progresivo de los costes  y por el 5G: las nuevas redes poseen una banda mucho más ancha, que acabará con cualquier congestión de las conexiones domésticas. Los sistemas de control inteligentes responden a las necesidades de los usuarios, pero no se limitan a esto. Tener una red de dispositivos facilita el análisis de los flujos energéticos y, por tanto, de los consumos. Por tanto, los hogares serán pequeñas centrales capaces autorregularse, gracias a la capacidad de optimizar los recursos a su disposición.

Automatización para ahorrar

La atención se centra en el ahorro energético, tanto de electricidad como de calefacción. Ya hay a la venta decenas de termostatos y unidades de control inteligentes. En el futuro, serán cada vez más sofisticados. Detectarán instalaciones que más energía consumen y aconsejarán al propietario cuándo es conveniente que intervenga. Reducirán el derroche, asociando la temperatura de la habitación y la iluminación a la presencia efectiva de un miembro de la familia. En otras palabras, harán lo que haga falta, con la máxima comodidad y el menor gasto en la factura. 

El papel de los asistentes digitales

Los asistentes digitales están emergiendo en los hogares españoles. Si hoy se asocian sobre todo al smartphone, cada vez serán más «orgánicos» en relación con la vivienda. Técnicamente, desde hoy ya podían serlo, pero requieren objetos conectados que aún no son de uso frecuente (aunque pronto lo serán). Los asistentes digitales permiten gestionar el hogar (luces, calefacción, puertas y ventanas) por voz y a distancia. Además de ser una solución cómoda cuando se tienen las manos ocupadas y de ofrecer soluciones inmediatas, podría promover costumbres más sostenibles. Un usuario puede controlar su casa a distancia, interviniendo en las instalaciones. O, dentro de pocos años, dejar completamente la gestión en manos de estos «mayordomos digitales».

Jarrones inteligentes para un aire sano

Con sensores cada vez más pequeños y económicos, todo puede ser una central de recopilación de datos y, por consiguiente, una fuente de información útil para mejorar el entorno doméstico. Incluso un jarrón. Y es que existen jarrones «inteligentes»: están conectados, hacen de altavoz y, en algunos casos, se transforman en depuradores que mejoran la calidad del aire. La salubridad de la habitación es uno de los otros factores en los que puede intervenir la domótica, modificando no solo la temperatura y el grado de humedad.