SUSCRÍBASE AL BOLETÍN DE NOTICIAS

Reciba las últimas actualizaciones de Pictet Para Ti

Mercados

El BCE y los bonos verdes en la expansión cuantitativa: en qué consiste

Octubre 2020

Desde 2021, la Eurotower aceptará los títulos de renta fija verdes como garantías para las operaciones de refinanciación. Supone una decisión financiera, pero también un mensaje.

El BCE (y Europa) se están haciendo un poco más verdes. En efecto, la Eurotower ha admitido los llamados bonos verdes como garantías para las operaciones de política monetaria expansiva asociadas a los planes de expansión cuantitativa o quantitative easing . La decisión entrará en vigor a partir del 1 de enero de 2021. 

Los bonos verdes conquistan la Eurotower

Los bonos verdes son títulos de renta fija verdes. A diferencia de los tradicionales, están vinculados a objetivos o proyectos específicos con un impacto positivo sobre el medioambiente. Desde su aparición en 2007, han experimentado un crecimiento considerable, a pesar de constituir todavía un nicho dentro del mercado de obligaciones: en septiembre alcanzaron los 34.000 millones de emisiones a nivel mundial.

 

En lo relativo a la novedad anunciada el 22 de septiembre por el BCE, los bonos verdes deberán estar vinculados a un objetivo medioambiental o a uno o varios Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas en relación con el cambio climático o el deterioro del medioambiente. Por tanto, la decisión refleja las cuestiones incluidas en la Agenda 2030 de las Naciones Unidas y es coherente con la aplicación del Pacto Verde Europeo, uno de los pilares del mandato de la Comisión actual.

Los objetivos del BCE

Por consiguiente, desde el año que viene, los bonos verdes se aceptarán como garantía tanto para las operaciones de crédito del Eurosistema como en el ámbito de las operaciones de política monetaria. Así, los bonos verdes se encuentran entre los activos con los que el sistema financiero puede apoyar sus operaciones de refinanciación. Por tanto, se incentivan (de forma indirecta) los instrumentos financieros de este tipo. Y, potencialmente, una ampliación de su mercado.

 

No obstante, no se hace ningún descuento: los bonos verdes deben cumplir en todo caso los criterios de admisibilidad a los que están sujetas todas las demás garantías requeridas por la Eurotower. Según el BCE, abrir la puerta a los bonos verdes «amplía ulteriormente el universo de los activos negociables admisibles y señala el apoyo por parte del Eurosistema a la innovación en el sector de las finanzas sostenibles». Por tanto, supone una decisión financiera, pero también un mensaje.