SUSCRÍBASE AL BOLETÍN DE NOTICIAS

Reciba las últimas actualizaciones de Pictet Para Ti

Economía y finanzas

Los efectos en la economía española

¿Qué es el Brexit?

Febrero 2019

La palabra ‘Brexit’ ha sido creada siguiendo una regla muy simple: Gran Bretaña (Britain) + salida (exit) = Brexit. ¿Salida de dónde? De la Unión Europea. Aunque esta idea nos puede parecer impensable, el pasado junio de 2016 los británicos votaron a favor de esta salida en referéndum.

Pero, ¿a qué se debió esta elección? La campaña a favor del ‘Brexit’ pasó por convencer a los británicos de que iban a “recuperar el control” sobre sus asuntos, haciendo hincapié en el control de sus fronteras, lo que permitiría un mejor control sobre la inmigración. Hay que destacar que, al pertenecer a la Unión Europea, los estados miembros aceptan las denominadas “cuatro libertades fundamentales” que comprenden la libre circulación de trabajadores, mercancías, servicios y capitales. 

¿Cuándo y cómo ocurrirá?

Este es uno de los puntos más polémicos. El Reino Unido tendría que abandonar la Unión Europea el 29 de marzo de 2019. Sin embargo, este plazo puede ampliarse siempre y cuando el gobierno británico lo solicite y, por supuesto, los otros 27 miembros de la Unión estén de acuerdo. La idea era que, antes de que llegara esta fecha, la UE y Reino Unido llegaran a un acuerdo donde se hubieran negociado los términos de la nueva relación. En noviembre de 2018, la primera ministra británica, Theresa May, anunció un primer acuerdo de “divorcio” con la intención de someterlo a votación en diciembre del mismo año. Sin embargo, la primera ministra británica se echó atrás en el último minuto al ver que no contaba con la mayoría necesaria para aprobar el acuerdo. En todo caso, con acuerdo o sin acuerdo sobre el ‘Brexit’, a no ser que se pida la ampliación de dicho plazo, Gran Bretaña tendrá que abandonar la UE, manteniéndose así un escenario de máxima incertidumbre.

A día de hoy, el Reino Unido se enfrenta a una crisis constitucional, con el Parlamento intentando hacerse con el control del proceso en detrimento de May; a una crisis de Gobierno, con sus ministros con posiciones enfrentadas y al borde de la dimisión, sin mencionar la crisis que afecta al propio Partido Conservador, informa El País. Por estos motivos, alcanzar un acuerdo definitivo es algo muy complejo.

Además de esta crisis, quedan algunos escollos por salvar para negociar un ‘Brexit’ viable. Uno de los más comentados es el de la frontera entre Irlanda del Norte, que pertenece al Reino Unido y, en consecuencia, saldría de la Unión, y la República de Irlanda, que forma parte de la Unión. La creación de una frontera física entre ambas podría encender nuevamente el fuego de los enfrentamientos entre los protestantes unionistas, que defienden la pertenencia al Reino Unido, y los católicos, que abogan por la unificación con Irlanda. Muchos temen que la frontera vuelva a convertirse en diana de ataques terroristas, algo que tanto Londres como Bruselas temen y tratan de evitar. También se habla de la posibilidad de que pueda celebrarse un segundo referéndum. De momento, y posiblemente ante la amenaza de un ‘Brexit’ sin acuerdo, algunas empresas ya están trasladando sus sedes fuera del Reino Unido.

¿Cómo afectará a la economía y, en particular, a la nuestra?

Las naciones europeas se verán profundamente afectadas en muchos frentes. Sin embargo, todos los pronósticos que hagamos ahora mismo son tan solo eso: pronósticos. Hasta que no conozcamos cuál será el acuerdo definitivo, no tendremos una valoración de los efectos reales del ‘Brexit’. 

De momento, nuestro país se prepara para el peor ‘Brexit’ posible. En el aire está el futuro de los 10.000 trabajadores españoles en Gibraltar y los 70.000 españoles que trabajan en Reino Unido, según informaba recientemente La Razón.

Por otra parte, hay más de 40 empresas españolas que tienen su matriz en suelo inglés. De estas, cerca de una decena son compañías cotizadas (Acciona, IAG, ACS, Telefónica, FCC, Rovi, Grupo Sanjose, Iberdrola, Gestamp y Repsol). Además, y según cálculos de FactSet, más de un 7% de los ingresos de las compañías del Ibex 35 provienen del Reino Unido. Para hacernos una idea, ese porcentaje equivale a 38.300 millones de euros. Sin embargo, los ingresos ‘post-brexit’ de las compañías españolas dependerá, y mucho, de su sector. Por ejemplo, en el financiero, tanto el Banco Santander como el Sabadell tienen claro que esta salida supone un riesgo para sus respectivos negocios, al generar ambos más del 20% de su beneficio neto en el mercado británico. 

Respecto a nuestra balanza, las exportaciones a Gran Bretaña suponen el 7,2% de las exportaciones españolas (18.950 millones de euros), mientras que las importaciones representan 11.443 millones de euros. El ‘Brexit’ establecería aranceles que harían empeorar nuestro saldo en unos 3.000 millones, según La Razón, que además asume que se produciría un descenso del PIB de 1.300 millones, lo que llevaría al paro a más de 25.000 personas. Eso sin contar las posibles pérdidas correspondientes a los inversores del Reino Unido en nuestro país, valorada en 49.809 millones de euros, apunta la misma fuente.

El turismo, en el punto de mira


Por sectores, se estima que el turismo será el peor parado. Este sector representa más del 11% del PIB español. El turismo británico tiene un peso clave, pues, según el INE, uno de cada cinco turistas que visitan nuestro país proviene del Reino Unido, habiendo generado más de 16.000 millones de euros en los diez primeros meses del año pasado según Expansión, liderando el gasto diario con un desembolso de 905 euros por persona. La posible depreciación de la libra esterlina tras el Brexit rebajaría el valor de este gasto. En el caso de que libra y euro alcanzaran la paridad, este gasto descendería a 798 euros al día, entiende La Razón. Además, generaría una caída en la llegada de turistas británicos, debido al encarecimiento de los viajes para ellos. 

Para acentuar esta pérdida de turistas, tal y como expone el Gobierno del Reino Unido, en el caso de un ‘Brexit’ sin acuerdo, los viajeros británicos no podrían entrar en la UE con pasaportes que vencieran antes de seis meses tras la visita. Sumando estas dos previsiones, se estima que las visitas de viajeros del Reino Unido se reducirían en un 20%.

Como consecuencia, se registrarían pérdidas de 4.132 millones de euros, una caída en nuestro PIB de 1.818 millones y la pérdida de 13.900 puestos de trabajo, indica el periódico.

Ante este panorama, representantes del sector, como la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos, piden al Gobierno español la firma de acuerdos bilaterales, para dinamizar la llegada de turistas de este mercado..

Finalmente, queda pendiente la situación de los aproximadamente 240.000 británicos que residen en España, mayoritariamente en la Comunidad Valenciana o Andalucía, que podrían verse de golpe en una situación irregular y sin acceso a la sanidad pública. En este sentido, se plantea como solución prolongar el sistema de acceso de los británicos a la sanidad española, vía una compensación económica a nuestra Seguridad Social.

Otros sectores, como la agricultura, la ganadería y la pesca, así como la industria de automoción o el sector inmobiliario, sufrirán las consecuencias del ‘Brexit’. No obstante, sólo podremos medir la amplitud del impacto real una vez conozcamos el desenlace de este proceso.