SUSCRÍBASE AL BOLETÍN DE NOTICIAS

Reciba las últimas actualizaciones de Pictet Para Ti

Economía y finanzas

¿Cómo están afrontando las empresas españolas el Brexit?

Febrero 2020

Las grandes empresas de España se preparan para la salida de Reino Unido de la UE, con la que culmina un proceso de casi cuatro años.

Cada compañía está adoptando sus propias soluciones para paliar los efectos del Brexit. Lógicamente, las principales incertidumbres de cada empresa se generan en función del sector y de su capacidad de respuesta. El ICEX, por su parte, ha ofrecido asesoramiento a cerca de 7.000 empresas españolas exportadoras para buscar soluciones al impacto de la salida del Reino Unido de la Unión Europea con iniciativas como el Cheque Brexit, cuyo objetivo es apoyar a las empresas ante la situación de incertidumbre derivada de dicha salida. 

Para poder beneficiarse del cheque, desde ICEX indican que hace falta cumplir una serie de requisitos. Así, se podrá solicitar para la contratación de servicios personalizados en todas las oficinas económicas y comerciales de España en el exterior Los descuentos que pueden llegar a conseguir las empresas que lo soliciten es del 80% para Pymes y 60% para no Pymes, y pueden llegar a aplicarse en un máximo de tres servicios personalizados por empresa. Los servicios personalizados dependen de el tipo de empresa, actividad y mercado, pero implica asesoramiento en identificación de posibles socios comerciales, en la elaboración de agenda en misión comercial o en e-commerce.

Así, los productores están abriendo más su espectro de destinos comerciales ante la posibilidad de una desaceleración del comercio con el Reino Unido. De hecho, se puede apreciar una diversificación sistemática de las exportaciones; prueba de ello es el incremento de las exportaciones a Francia e Italia en 2019, o la irrupción de ciertos sectores en mercados como Israel, Sudáfrica o Japón.

Por otro lado, entidades financieras como el Banco Sabadell han llevado a cabo una reducción extrema de costes ligados a sus operaciones en el Reino Unido, o han parado todos sus proyectos, tal y como ha hecho Telefónica, en vista de la incertidumbre reinante. 

Otras compañías han pasado a la ofensiva. Ebro Foods, por ejemplo, adquirió recientemente Tilda, una marca premium de arroz británica. Este último caso se ha replicado en otros sectores, en un esfuerzo por mantener la influencia en este mercado. Así, Iberdrola o CAF estarían a la espera del lanzamiento de programas de inversión y nuevas exenciones fiscales por parte del gobierno del Reino Unido, que está implementando su propio plan de contingencia.

Situación real de dos empresas españolas con intereses en el Reino Unido

Dos de las empresas que más han tenido que afanarse en el establecimiento de contramedidas son Ferrovial y Meliá, precisamente por el alto grado de implicación que tienen en el mercado británico:

El caso de Ferrovial

En el caso de Ferrovial, destaca su capacidad para orientarse a nuevos escenarios comerciales tras los primeros síntomas de afectación. No obstante, aún está implicada notablemente en Reino Unido, como destaca este artículo de Cinco Días, con el 25% del aeropuerto de Heathrow, además de un 50% en los de Southampton, Aberdeen y Glasgow.

Para continuar con sus operaciones, la compañía española deberá confiar en la hoja de ruta trazada por la UE de acuerdo con el Reino Unido. Refiriendo sus principales dudas con respecto al futuro de su actividad en Reino Unido, la bajada prevista del tráfico aéreo puede incidir en su viabilidad en este país.

Otra de las decisiones que ha tomado Ferrovial ha sido el traslado la cabecera de sus sociedades de Oxford a Ámsterdam, de modo que pueda seguir disfrutando del trato de organización empresarial comunitaria.

La situación de Meliá

El sector turístico ya ha empezado a sentir los efectos de esta situación sin precedentes y se prevé que sea uno de los más afectados. Aunque Hugh Elliot, embajador de Reino Unido en España asegure que el Brexit no tendrá un impacto negativo en el turismo británico en las distintas regiones españolas, se ha podido comprobar que esto sí ocurrirá y que de hecho, ya ha empezado a ocurrir, tal como refleja la caída de las ventas turísticas de un 3% en el mercado británico. 

Si ponemos el foco en la situación de Meliá, tras un 2018 complicado como se relata en El Español, ahora se preparan para afrontar el Brexit con optimismo de cara a final de año, previendo un ligero pero destacable, teniendo en cuenta la situación, crecimiento de los ingresos medios por habitación disponible, principal indicador de rentabilidad del sector hotelero. Además, gracias al proceso de reinvención de la cadena hotelera, enfocándose en la digitalización, planean reducir al máximo el golpe de la salida de Reino Unido.  

Aún así, el impacto en Meliá, como en muchas otras compañías del sector turístico, se vería rebajado si el Reino Unido y la UE llegaran a un acuerdo en materia fronteriza de “soft border”, que facilitara el acceso de los turistas británicos a España, ya que el desconocimiento acerca de qué documentación será necesaria para viajar al país ya es una preocupación real.  

En suma, aunque no todos los sectores de la economía sufrirán por igual de los cambios asociados al Brexit, la mayor parte de las grandes empresas han establecido planes de contingencia. Hasta ahora el Reino Unido ocupaba un lugar destacado en las exportaciones españolas, que en 2018 superaron los 18.400 millones de euros. Lo que sucederá a partir de ahora se verá condicionado por los acuerdos que alcance Bruselas con Londres, sobre todo en materia arancelaria y de fronteras, además de por el contexto mundial.