Innovación

Blockchain: comprender bloques, nodos, bitcoins, cadena de valor, peer-to-peer

Diccionario del Blockchain

Enero 2018

Para comprender la filosofía del blockchain hay que entender qué son los bloques, los nodos, los bitcoins, las cadenas de valor y las relaciones peer-to-peer (o entre pares). Aquí ofrecemos una breve guía para orientarse en este complejo ecosistema.

La investidura oficial llegó de la Asociación Bancaria Europea (EBA), que en un informe expresó un dictamen muy positivo sobre la tecnología blockchain. Cuando el sector financiero comprendió las posibilidades reales de la cadena de bloques, las compañías se activaron inmediatamente para estudiar posibles aplicaciones.

La EBA definió cuatro campos principales: las transacciones de criptomonedas; el registro de la propiedad de activos como títulos, viviendas y vehículos; el desarrollo de aplicaciones para las redes de interrelación; y el intercambio de representaciones digitales de activos ya existentes, como monedas, metales, acciones y bonos. Asimismo, algunos bancos también están pensando en utilizar el blockchain para transferencias internacionales de dinero, finanzas para fines comerciales y gestión de garantías y de préstamos. Pero veamos cuáles son las palabras clave de esta tecnología.

Bitcoin
En 2009 Satoshi Nakamoto presentó al mundo su criatura, el bitcoin. Las criptomonedas, o monedas electrónicas, no necesitan un ente central que las imprima y las ponga en circulación como sucede, por ejemplo, con los euros del Banco Central Europeo, los dólares de la Reserva Federal de EE.UU. o los yenes del Banco de Japón. Visto desde otra perspectiva, el bitcoin puede considerarse como una información, que contiene su propio valor comercial. Los bitcoins son el ejemplo que ha presentado al mundo la tecnología blockchain y actualmente hay más de 16 millones en circulación, por un valor total de más de 12.000 millones de dólares.

Bloques
En todos y cada uno de los bloques que componen el blockchain (del inglés «cadena de bloques») es donde se imprimen y registran las transacciones entre dos o más usuarios. Estos bloques están conectados entre sí en una sucesión temporal y, hasta que no se cierre un bloque tras el cálculo de un complejo algoritmo, la transacción no puede considerarse cerrada y confirmada por ambas partes contratantes.

Base de datos pública
El blockchain puede considerarse como una base de datos pública, como una especie de libro contable online en el que se catalogan todas las transacciones realizadas en bitcoins. Para efectuar una transferencia de criptomonedas, basta con que el 50 % de los usuarios más uno apruebe esa determinada transacción. Por tanto, es suficiente con tener el quorum, como en cualquier país democrático.

Nodos
Cada usuario representa un nodo de este ecosistema, y es asimismo el controlador y garante de la corrección del blockchain. Por ello, los nodos pueden controlarse mutuamente y todo se hace a la luz del sol: cada usuario puede analizar las transacciones de cualquier otro. Cada transferencia de valores queda garantizada por la firma digital de los nodos en cuestión, lo cual asegura que no se produzcan robos ni fraudes, porque cada usuario puede gastar solo los bitcoin que tiene en su cartera.

Peer-to-Peer
El blockchain se basa en la filosofía «peer-to-peer» (entre pares, o entre iguales) y cualquiera puede unirse a la cadena de valor inscribiéndose en la web, convirtiéndose de esa forma en un nodo de la red. Por este motivo, no se necesitan intermediarios ni organismos centrales de control. Son los usuarios quienes, a través de las transacciones, garantizan la corrección del sistema.