Federal Reserve

el banco central de EE.UU.

Diccionario de la Reserva Federal

Septiembre 2017

El banco central de EE.UU. está pasando por una época delicada. De aquí a los próximos meses, deberá decidir la modificación de los tipos de interés y el ritmo de ralentización de su programa de adquisiciones. Estos son los términos que más se repetirán.

A finales de julio de 2017, la Reserva Federal volvió a referirse a los tipos de interés. Tal como se preveía, tras el reajuste de junio, no se produjo una nueva subida. En cualquier caso el banco central de EE.UU. indicó, si bien empleando el habitual (cauto) vocabulario institucional, la evolución futura más probable. A estas alturas, ya se da por descontado que se pondrá freno a las políticas expansivas. Solo hay que decidir en qué plazo. Por tanto, en los próximos meses se seguirá hablando de la Reserva Federal, Con la posibilidad de encontrarse con los términos siguientes.

FOMC
Es la sigla del «Federal Open Market Committee». Es el organismo interno de la Reserva Federal de EE.UU. que determina (según indica su propio nombre) las operaciones de «mercado abierto». Básicamente, es el comité que define la política monetaria estadounidense, subiendo, bajando o dejando igual el listón de los tipos de interés. Federal funds rate. Es el tipo de interés a muy corto plazo (overnight) que se aplica a los préstamos entre bancos estadounidenses. Está determinado por el mercado, pero condicionado por el tipo de referencia indicado por el FOMC. Una subida hará que los préstamos sean más caros y, por consiguiente, tenderá a ralentizar la circulación de la liquidez.

Quantitative tightening
En los últimos años, tanto en Europa como en EE.UU., ha sido más habitual hablar de «quatitative easing» (o expansión cuantitativa). Pero, en los últimos meses, se está abriendo paso la expresión opuesta: «quantitative tightening» (restricción cuantitativa o endurecimiento cuantitativo). Esta indica el conjunto de decisiones (en materia de tipos de interés y adquisiciones de títulos de deuda pública) adoptadas por un banco central para operar un endurecimiento de la política monetaria. En el caso de la Reserva Federal, más que de un «endurecimiento», se trata de una «ralentización» de las políticas expansivas previamente adoptadas. De esta forma, se habla de «tapering», es decir, «atenuación».

Puntos básicos
El punto básico (en inglés, «basis point») es la centésima parte de un punto porcentual. En junio, la Reserva Federal modificó los tipos de interés en 25 puntos básicos, es decir, en un 0,25 %. Se trata de una corrección moderada; no obstante, esto indica a los mercados la dirección que pretende tomar la Reserva Federal.

Inflación y expansión
En un último análisis, estos son los factores que un banco central debe valorar para sopesar sus propias políticas monetarias. Las fases de crisis económica (acompañadas de desempleo y escasa inflación) requieren medidas que fomenten la circulación de liquidez. Cuando, por el contrario, la economía está creciendo (en expansión), el riesgo no reside en un frenazo, sino en una inflación excesiva, que el banco central intenta evitar modificando los tipos de interés y (si los hay) los programas de adquisición de títulos de deuda pública. Además, es cuestión de hacer las cosas en el momento justo: un endurecimiento prematuro podría comprometer la recuperación. Una intervención tardía podría ser insuficiente para apaciguar el crecimiento de los precios (y la disminución del poder adquisitivo).

Normalización del balance
La normalización del balance (y de la política monetaria) es otro término que indica la ralentización del programa de adquisiciones de títulos de deuda pública. En efecto, la expansión cuantitativa (quantitative easing) ha supuesto la expansión del balance de la Reserva Federal. Según las declaraciones del FOMC, el proceso hacia la normalización se producirá «gradualmente», pero «relativamente pronto». Sin embargo, ya no se da por hecho que será en diciembre (como afirmaba en junio). De hecho, la decisión dependerá de los datos de la economía estadounidense en los próximos meses: cuanto más positivos sean, más rápida será la normalización.