SUSCRÍBASE AL BOLETÍN DE NOTICIAS

Reciba las últimas actualizaciones de Pictet Para Ti

Los tipos de interés: qué son y cuáles son sus efectos

Septiembre 2018

Los tipos de referencia el Euribor el IRS el TIN y la TAE son conceptos con los que hay que contar cada vez que se negocia o se concede un préstamo. Aquí explicamos lo que son.

El mundo financiero se orienta por los tipos de interés. Se trata de la remuneración que un prestamista percibe y el coste en el que incurre un deudor. Un concepto sencillo, pero que se nos suele escapar siguiendo los acrónimos y tecnicismos de los índices. Aquí se describen los más importantes, para orientarse mejor entre préstamos y política económica.

  • El tipo del Banco Central Europeo
    El tipo del BCE es el indicador general de todo el sistema. Y, precisamente por ese motivo, se conoce como «tipo de referencia». Antes, cuando los tipos eran nacionales y quien los decidía en España era el Banco de España, se denominaba Tipo Interbancario. Esencialmente, no ha cambiado: los tipos del BCE son el parámetro principal para la definición de las principales operaciones de refinanciación. En otras palabras, determinan el coste del dinero, que, pasando a través de los bancos, se repercute en el crédito concedido a familias y empresas. Por lo tanto, el BCE tiene un papel regulador: si se produce una desaceleración de la economía, la bajada de los tipos estimula las inversiones, el consumo y (en general) una mayor circulación de liquidez; si la economía se acelera, se suben los tipos con el fin de impedir una inflación excesiva.
  • Euribor
    Euribor significa « Euro Inter Bank Offered Rate». Como su propio nombre indica, es el tipo de interés medio de las transacciones entre bancos europeos. En efecto, las entidades financieras no se limitan a prestar dinero a familias y empresas, sino que también se intercambian liquidez entre ellas. Los bancos que disponen de liquidez en abundancia conceden préstamos a corto plazo a los que cuentan con escasa liquidez. Por tanto, el Euribor influye en el coste del dinero en el que incurren las entidades financieras y representa el punto de referencia para los préstamos de tipo variable, a los que el banco añade un diferencial más o menos elevado.
     
  • Eonia
    También en este caso, el concepto se explica en gran medida desarrollando el acrónimo. Eonia es la abreviatura de Euro OverNight Index Average. Básicamente, es el Euribor de las operaciones «overnight», es decir, el tipo de interés medio al que los bancos conceden y solicitan préstamos de una duración de un día o, en otras palabras, a lo largo de una noche (overnight).
  • Libor
    El Libor (London Interbank Offered Rate) es el equivalente británico del Euribor. Se trata, por tanto, del tipo de referencia al que se intercambian dinero las entidades financieras del mercado interbancario londinense. Es un tipo variable, calculado y publicado cada mañana por la British Banker's Association. No obstante, su impacto va más allá de la City: así como el Euribor es el tipo de referencia para las operaciones en euros, el Libor suele desempeñar la misma función para los intercambios en otras divisas.
  • IRS (EURIRS)
    Si quien haya contratado un préstamo de tipo variable debe tener en cuenta principalmente el Euribor, quien haya optado por un tipo fijo deberá consultar el IRS (Interest Rate Swap, permuta de tipos de interés), también conocido como EURIRS. Se trata del tipo medio al que los principales bancos europeos ofrecen permutas de cobertura del riesgo. Representa la base (sobre la cual siempre se añadirá un diferencial) para el cálculo de los intereses sobre los préstamos.
  • TIN y TAE
    Con frecuencia, inclusive en los anuncios, oímos hablar del TIN y la TAE. Aclaramos desde este momento que conviene prestar más atención a esta última. El TIN es el Tipo de Interés Nominal y expresa (siempre en forma de porcentaje) la diferencia entre el importe obtenido y el reembolsado en un año. Por tanto, ni siquiera en el afortunado caso de tener un TIN del 0 % se puede decir que el préstamo no suponga ningún coste. En efecto, hay otros gastos, como comisiones, gastos de gestión y seguros, que están excluidos del TIN pero incluidos en la TAE (Tasa Anual Equivalente): es esta última la que expresa la diferencia real entre el importe que se obtendrá y el que se deberá pagar al prestamista.