Educación financiera

¿Qué factores influyen en las inversiones?

Septiembre 2018

Son muchos los aspectos que influyen en la evolución de las inversiones: desde los datos macroeconómicos hasta las expectativas ante la publicación de los análisis financieros semestrales, pasando por los tipos de interés. 

A menudo, en los artículos y los análisis sobre los movimientos de las capitales financieras mundiales, se habla del «humor del mercado». Se trata de decisiones, que toman en poco tiempo los operadores, tanto humanos como robots, y que, apriori, son difíciles de entender. No obstante, dándole una vuelta, se puede llegar a comprender el sentido de esas decidiones. Aparte de este factor, hay otros muchos que influyen en las inversiones y que son más fáciles de manejar.

Factores macroeconómicos
Producto interior bruto, inflación, tasa de empleo, producción industrial, propensión al consumo... todos estos son indicadores que nos hablan del estado de salud de la economía de un país. En consecuencia, los datos macroeconómicos influyen en las decisiones de los inversores: si el clima es positivo, es probable que haya un crecimiento económico y, por consiguiente, que exista un gran interés por las acciones, ya que ofrecen buenos rendimientos en tiempos de expansión. Pero la cosa cambia si se produce una recesión: en este caso, se preferirán los valores refugio, como los metales preciosos o los bonos, porque reducirán al mínimo el riesgo de pérdidas.

Los acontecimientos políticos
Ojo también a los acontecimientos políticos, que pueden cambiar las reglas del juego independientemente de la salud económica actual de un país. El Brexit es un claro ejemplo de esto: muchos operadores del mercado habían adoptado posiciones que favorecían el statu quo. Pero luego tuvieron que buscar medidas rápidas cuando se abrieron las urnas y se votó a favor de la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea.

La importancia de las expectativas
A veces puede pasar que, más que los buenos resultados operativos conseguidos, para una empresa sea importante respetar las expectativas para ver su título con luz verde. De esta forma, las estimaciones realizadas por los analistas asumen una relevancia fundamental, dado que, cuando una empresa publica sus estados financieros semestrales, puede defraudar las expectativas a pesar de haber obtenido buenos rendimientos. Y esto se traduce en una caída de las acciones. Luego también están las valoraciones de las sociedades de calificación crediticia y los informes de los bancos de inversión. En el primer caso, las entidades asignan una nota a la salud financiera de una empresa, con evidentes repercusiones sobre los mercados. En el segundo, se fija un precio objetivo (target price) que las acciones deberían tener en bolsa y se recomiendan tres posibilidades: vender (sell), conservar (hold) o comprar (buy). Aconsejan vender si prevén que la caída en los siguientes seis meses superará el 15 % del valor actual. Sugieren conservar si el valor va a permanecer igual o si, como máximo, podría producirse una variación de +5%; y comprar si se espera que el título supere el +15% en un semestre.

Las variaciones de los tipos de interés
Los Bancos Centrales de cada país deciden subir o bajar los tipos de interés en función de cómo esperan que vaya la economía. Los títulos a los que más afectan estas variaciones son los bonos de tipo fijo: si los tipos de interés suben, se reduce el precio, ya que el mercado vende los títulos con menor rendimiento, adquiridos anteriormente a la subida de tipos, para comprar aquellos con mayores rendimientos. No obstante, también hay que prestar atención a las repercusiones sobre los tipos de interés: si se suben los tipos de interés sobre las hipotecas, se espera que el sector de la construcción reaccione negativamente dado que, si tienen que pagar tipos de interés más altos, las familias dejarán de tener incentivos para comprar viviendas como antes.