SUSCRÍBASE AL BOLETÍN DE NOTICIAS

Reciba las últimas actualizaciones de Pictet Para Ti

Innovación

La supremacía cuántica de Google es una realidad

Diciembre 2019

El superordenador se llama Sycamore y representa un hito en la investigación científica. Nature ha comparado este resultado con el primer vuelo de los hermanos Wright.

Por fin ha llegado la noticia. Tras las filtraciones publicadas en el sitio web de la NASA, Google lo ha anunciado oficialmente. Desde el blog de la empresa, el consejero delegado, Sundar Pichai, ha confirmado que la «Big G» ha conseguido consolidar su supremacía cuántica. ¿Qué quiere decir esto? Al parecer, un ordenador cuántico creado por los científicos de Google ha conseguido resolver en solo 200 segundos un problema matemático que el ordenador tradicional más potente que hay en funcionamiento actualmente tardaría 10.000 años en resolver. 

Cómo funciona

Google ha publicado los resultados de la empresa en la revista Nature, bautizando el potente procesador cuántico con el nombre de Sycamore. Según escriben los investigadores de Google Ai Quantum bajo la dirección de Frank Arute, el ordenador «tarda unos 200 segundos en tomar una muestra de una instancia de un circuito cuántico un millón de veces: nuestros índices de referencia indican actualmente que, para un superordenador clásico de vanguardia, esta misma tarea requeriría unos 10.000 años. Este considerable aumento de velocidad respecto a todos los algoritmos clásicos conocidos es una realización experimental de la supremacía cuántica».

Sycamore ha tardado 3 minutos y 20 segundos, frente a los 10.000 años que el superordenador del Oak Ridge National Laboratory de Tennessee —considerado el más potente del mundo— habría tardado en obtener el mismo resultado. Tal como sostienen los investigadores, esta hazaña «demuestra indiscutiblemente la superioridad de esta tecnología frente a las convencionales».

Todo ello mérito de los qbits o bits cuánticos, las unidades especiales de memoria elemental. Mientras que los bits de los ordenadores tradicionales pueden adoptar alternativamente los valores cero o uno, gracias a los principios de la física cuántica, los qbits pueden adoptar cualquier valor comprendido entre 0 y 1, lo cual permite a los procesadores cuánticos explorar diversas soluciones al mismo tiempo.

¿Qué quiere decir esto?

Para la ciencia, es un hito enorme. Pichai ha comparado el resultado con la construcción del primer cohete espacial, para que nos hagamos una idea. La revista Nature llega incluso a definir este resultado como «un hito comparable al primer vuelo de los hermanos Wright». Con una precisión: «Hay mucho trabajo por hacer antes de que los ordenadores cuánticos lleguen a ser una realidad práctica.» El avión de los hermanos Wright «no fue el primer vehículo aéreo que voló ni resolvió ningún problema de transporte urgente. Tampoco anunció la adopción generalizada de los aviones ni marcó el inicio del fin para los demás sistemas de transporte. En su lugar, el acontecimiento es recordado por haber demostrado un nuevo régimen operativo: el vuelo autopropulsado de un avión más pesado que el aire. Y lo que representaba el acontecimiento, más que lo que consiguió en la práctica, que era fundamental. Y lo mismo sucede con este primer informe sobre la supremacía computacional cuántica».

Lo que Sycamore demuestra es, en efecto, la posibilidad de cambiar para siempre la informática tal como la conocemos hoy. Provocando una revolución tecnológica en toda la investigación científica, incluida la investigación médica, con consecuencias importantes para la propia salud de las personas. Asimismo, la velocidad de cálculo podría provocar cambios nunca vistos hasta la fecha en el desarrollo de las inteligencias artificiales y de los robots. 

Reacciones

Los investigadores de IBM, que han diseñado y creado el superordenador del Oak Ridge National Laboratory, han respondido a Google que su máquina habría sido capaz de resolver el mismo problema en dos días y medio, o incluso menos, siempre que estuviese correctamente programada. Ante tal objeción, Google ha invitado a sus competidores a analizar el trabajo de Sycamore y a intentar reproducirlo en sus máquinas.

Todo el mundo de la informática, incluida IBM, parece creer en esta nueva tecnología, ya que, en el último año, las inversiones en el sector han rozado los mil millones de dólares.