Big data

la tecnología llega a los viñedos

Vendimiando con Big Data

Noviembre 2018

Las máquinas ayudan a los agricultores a conocer sus tierras y todo lo que estas pueden ofrecerles. La tecnología rentabiliza y aumenta la productividad de las tierras de cultivo.

La vendimia es una de las actividades y tradiciones más longevas de España. Aunque parecía imposible, la tecnología también ha llegado a ella. Las máquinas ayudan a los agricultores a conocer sus tierras y todo lo que estas pueden ofrecerles. La tecnología rentabiliza y aumenta la productividad de las tierras de cultivo.

Gracias a la incorporación del Big Data y la inteligencia Artificial, los agricultores vinícolas conocen en unos pocos segundos el estado de sus terrenos. Los robots, máquinas y drones analizan los cultivos para darles a los trabajadores un análisis completo de los suelos, las cosechas, los fertilizantes, el riego o la producción. Además,  los agricultores pueden acceder a esta información en tan solo un clic.

Sin embargo, no solo sirven para que los cultivadores conozcan más a fondo las tierras que trabajan. Estos datos se cruzan y relacionan para darles a los jornaleros una visión de futuro, de lo que pueden hacer en sus tierras de cultivo en las próximas temporadas. Además, también pueden utilizar dichos datos para comparar las recolectas actuales con las pasadas y conocer así, cuál es el rendimiento de los terrenos.

Los robots, máquinas y drones analizan los cultivos para darles a los trabajadores un análisis completo de los suelos, las cosechas, los fertilizantes, el riego o la producción. 

Sergio Rodríguez es uno de los encargados de llevar el Big Data a los viñedos españoles. Su proyecto SmartRural, nació para ofrecer “servicios de tecnificación y robotización” a las bodegas de Valladolid, como explica para El Confidencial. SmartRural, se centra en la recogida de datos mediante drones para después, ofrecer a sus clientes los resultados obtenidos y optimizar tanto su labor en el campo como la producción de sus cultivos.

Al conocer las posibilidades del terreno, “te puedes dar cuenta de que hay una parte de la parcela donde se están dando muy buenos resultados y quieres que el resto sea igual”, asegura Rodríguez al medio. Además, SmartRural permite conocer, entre otras cosas la previsión meteorológica o las horas de heladas y sequía a las que se enfrentan los cultivos.

La tecnología aumenta la producción, mejora la calidad de los cultivos, ahorra costes, ayuda  a gestionar los recursos y ahorra tiempo a los agricultores. 

Las nuevas prácticas no están cambiando las prácticas tradicionales como el momento de la vendimia, pero si facilitando a los agricultores la manera de sacar el mayor provecha tanto a las vides como a las uvas que crecen cada año. De esta manera, el desperdicio del fruto es menor, ya que con la ayuda de la tecnología se sabe en todo momento que pasos seguir y qué es lo más beneficioso para que el producto sea de la mayor calidad posible.