SUSCRÍBASE AL BOLETÍN DE NOTICIAS

Reciba las últimas actualizaciones de Pictet Para Ti

Megatendencias

Conciliación entre la vida laboral y personal: qué hemos aprendido durante el año de la pandemia

Febrero 2021

Algunos hablan de «cansancio por teletrabajo» para referirse a cómo la vida laboral ha invadido el terreno de la vida personal. Habrá que regularlo.

Algunos ya hablan de «cansancio por teletrabajo» para referirse a las consecuencias que el teletrabajo forzoso con motivo de la pandemia ha tenido en las vidas de los trabajadores. Y en particular en la conciliación entre la vida laboral y personal.

Invasión del espacio personal

La Universidad Católica del Sagrado Corazón de Milán ha llevado a cabo un estudio para hacer balance de diez meses de teletrabajo. Y los resultados no son en absoluto positivos: las experiencias más habituales van desde la ansiedad hasta la percepción de una reducción de la calidad de la vida, desde la reducción del tiempo libre hasta el aumento incontrolado de las horas de trabajo.

Dos de cada tres entrevistados advierten una profunda invasión de las tecnologías en sus vidas, llevando a cabo un uso superior a las seis horas al día en el caso de la mayoría de la población de muestra, incluidos los fines de semana y los días festivos o durante el horario que antes se consideraba como extralaboral. Más de la mitad de los entrevistados (53%) dice tener una sensación de invasión del espacio personal, con una interferencia entre su vida personal y su vida laboral, de manera que le resulta difícil redefinir los equilibrios personales.

El 67% afirma que su vida personal se ha visto invadida por las tecnologías, y el porcentaje supera el 80% en el caso de quienes pasan más de ocho horas al día en Internet, quitando tiempo incluso al cuidado personal. En efecto, uno de cada dos personas que teletrabajan desde casa cree que trabaja más de lo habitual, sin momentos de descanso.

Necesidad de conciliación entre vida laboral y vida personal

En el annus horribilis de la pandemia, el teletrabajo ha puesto de manifiesto la necesidad de aprender a conciliar mejor el trabajo y la vida personal, sobre todo para las personas que tienen hijos menores de edad, que han permanecido durante mucho tiempo en el hogar a causa del cierre de escuelas y guarderías. Una necesidad que emerge —tras el boom del teletrabajo — tanto por parte de los trabajadores como por parte de los gerentes, que deberán ocuparse cada vez más del bienestar de sus empleados.

De hecho, la conciliación sigue siendo uno de los factores a los que los trabajadores dan más importancia a la hora de elegir una empresa, según los resultados de la Randstad Employer Brand Research 2020. Y es que un buen equilibrio entre la vida laboral y la personal es vital para el 52% de la muestra participante en el estudio, y se encuentra en la cima de la clasificación de los elementos más buscados por los empleados potenciales en una empresa.

Ya antes de la emergencia del coronavirus, el 71% de los trabajadores decía estar siempre conectado para responder a las posibles peticiones de su empleador. Y el recurso masivo y de emergencia al teletrabajo, no siempre correctamente regulado, ha hecho explotar estos problemas.

Si, por una parte, el recurso al trabajo ágil ha supuesto indudables ventajas (logísticas y económicas), por otra parte no han faltado efectos colaterales. El primero de todos estos ha sido, precisamente, la falta de respeto del derecho a la desconexión. Con tecnologías que en muchos casos han hecho imposible establecer un límite entre trabajo y vida privada.

Estar quemado no ayuda a la productividad

Ya en 2018, la Hardvard Business Review invitaba a prestar atención al riesgo de «acabar quemado» entre los trabajadores que trabajaban desde casa, recordando que esta modalidad de trabajo exige esfuerzos tanto por parte de los trabajadores —que deben aprender a conjugar distintos ámbitos de su vida sin superponer unos a otros— como por parte de sus jefes. En efecto, la eficiencia de los trabajadores mejora con niveles moderados de teletrabajo, pero disminuye con un «teletrabajo excesivo».

Según las conclusiones de PwC Italia en su último informe dedicado al teletrabajo, el paso a una nueva fase de amplia difusión de esta modalidad de trabajo requiere ahora una nueva regulación que aclare algunos asuntos, empezando precisamente por el equilibrio que debe haber entre la vida personal y la vida laboral, y un nuevo derecho a la desconexión.

Reciba las últimas actualizaciones de Pictet Para Ti Suscríbase al boletín de noticias