Asset management

No a los fabricantes de armas controvertidas: una petición también respaldada por los inversores

Marzo 2019

Un grupo de más de 140 operadores financieros —entre ellos, Pictet— ha solicitado a los proveedores que retiren de los principales índices mundiales los títulos de las empresas fabricantes de armas controvertidas.

Desde hoy, las armas tienen un enemigo más. En realidad, muchos enemigos. Para ser exactos, son más de 140 gestores de activos, inversores institucionales, gestores de patrimonios y proveedores de servicios patrimoniales y han decidido decir no a las inversiones en empresas del sector armamentístico. En efecto, estos representantes, que acumulan nada menos que casi 7 billones de dólares de capitales bajo gestión y entre los cuales también figura Pictet, han pedido a los proveedores de índices FTSE Russel, Morningstar, MSCI, S&P Dow Jones y STOXX que eliminen los títulos de las empresas fabricantes de armas controvertidas de los principales índices mundiales en una carta abierta publicada en el Financial Times, la Neue Zürcher Zeitung y Le Temps.

Qué piden las empresas a los gestores de los índices

La iniciativa, iniciada en Suiza y coordinada por Swiss Sustainable Finance, ha tenido un éxito considerable en todo el mundo gracias, entre otras cosas, a su presencia en la PRI Collaboration Platform, la plataforma de colaboración de los Principios para la Inversión Responsable de las Naciones Unidas.  

El punto de mira de esta petición ha sido las armas controvertidas, es decir, aquellas que pueden herir de manera indiscriminada o desproporcionada: bombas de racimo, minas antipersona, armas biológicas y químicas y armas nucleares producidas por países que no han firmado el Tratado de No Proliferación Nuclear. Su uso ya está prohibido o limitado por los convenios internacionales, pero para los virtuosos de las finanzas eso no es suficiente, entre otras cosas, porque quienes siguen los principales índices de referencia contribuyen a financiar a estas empresas.

A pesar de esta limitación por parte de las normativas nacionales y de los acuerdos internacionales, los principales índices siguen incluyendo los títulos de estas empresas y ello genera dos tipos de problemas. Para los inversores activos, respetar las exclusiones significa aumentar el tracking error de sus carteras con respecto a los índices de referencia estándar, además de costes muy elevados. Por su parte, los inversores pasivos no suelen tener elección, del hecho que sus carteras habitualmente replican índices tradicionales, que no tienen en cuenta las exclusiones.

La postura de Pictet 

Eric Borremans, responsable del departamento Environmental, Social and Governance de Pictet Asset Management, ha explicado la visión del Grupo sobre este importante tema: «Consideramos que —de acuerdo con los convenios internacionales, las mejores prácticas de inversión y la opinión pública— debería dificultarse el acceso a los recursos financieros para los productores de armas controvertidas. Los índices se utilizan como base para muchos productos de inversión, tanto activos como pasivos, y, por tanto, estamos firmemente convencidos de que la postura predefinida debería suponer la exclusión de las armas controvertidas».