I am Article Layout


Seleccionar un perfil:

Este contenido es únicamente para inversores de tipo: Intermediario financiero y Cliente institucional.

Copyright Stephane Couturier
Septiembre 2017

Evaluando el riesgo político

La inversión en mercados emergentes requiere una buena comprensión del riesgo político y soberano. Para ello tenemos un modelo.

El 'brexit' y la errática Administración de Donald Trump pueden haber alertado nuevamente a los inversores sobre la importancia del riesgo político en las economías desarrolladas, pero el tema nunca ha dejado de acechar en el mundo emergente.

COMPONENTES DEL ÍNDICE DE RIESGO PAÍS
Indice de riesgo país y diferencial del índice de bonos emergentes (EMBI), media de los últimos 5 años

[1] Desviación de la media móvil de 2 años (%); [2] media móvil de 4 trimestres (% del PIB); [3] Desviación de la media móvil de 3 años (%); [4] Meses de importaciones de productos; [5] % del PIB; [6] Media ponderada de indicadores del Banco Mundial. Fuente: Pictet Asset Management; World Bank Group.

La crisis económica de Venezuela, los escándalos de Brasil, el sigiloso avance de Turquía hacia una dictadura, el reñido liderazgo en Sudáfrica, la reafirmación de Rusia de su papel en la geopolítica global y la intimidación de Corea del Norte han influido en el comportamiento de los bonos emergentes, tanto soberanos como corporativos.

Esto es importante, porque un gobierno más débil y el riesgo político creciente están asociados con diferenciales de rendimiento soberano más altos y volatilidad del mercado al alza.

A fin de evaluar los riesgos políticos y económicos emergentes y ayudar a los gestores de carteras a determinar la calidad crediticia, hemos desarrollado un modelo de riesgo soberano de seis factores. El modelo valora el entorno económico de un país, sus fundamentales fiscales, su deuda privada, sus finanzas externas, su transparencia y su gobernabilidad.

Cada uno de los seis componentes se determina de forma similar, y después se promedian para obtener una puntuación global. Así, para Ucrania, la última puntuación es 18.9 frente a una media de los países emergentes que cubrimos de aproximadamente 15; el mejor país, es decir, el que tiene la puntuación más baja, es Rusia con 10.8, mientras que Egipto es el peor con 20.2.1

Este sistema de clasificación ayuda a destacar las variaciones relativas de los fundamentales de un país, lo que sirve para poner de manifiesto una mejora o deterioro significativo de las características de riesgo. Un país puede tener una mala clasificación, pero si ha demostrado una mejora con respecto al año anterior, su perfil global será mejor que si hubiera permanecido estático. Estas variaciones también nos permiten detectar dónde podrían estar apareciendo problemas o dónde están surgiendo nuevas oportunidades de inversión.

Si un país tiene una mala puntuación, es una señal de que debemos profundizar, particularmente si el problema está asociado a un aumento de la deuda pública o privada. Las variaciones del riesgo divisa se analizan utilizando un modelo econométrico propio que evalúa en qué medida podría estar la moneda sobrevalorada o infravalorada. El riesgo divisa es particularmente trascendental para la deuda emergente en moneda local, cuyos factores de cambio llegan a representar un 70% de las rentabilidades relativas de un fondo en cualquier año, si bien el objetivo a largo plazo del equipo de deuda emergente de Pictet Asset Management es de un 50% para su cartera en moneda local.

Detectando el cambio

El indicador compuesto no da demasiada importancia a las variaciones mensuales de las medidas subyacentes porque muchas de ellas están sujetas a ruido estadístico. De hecho, las comparaciones se efectúan de forma intertrimestral o interanual, a menudo frente a medias móviles de tres años.

Así, por ejemplo, aunque Ucrania puntúe peor que la media en nuestro índice de riesgo país (CRI) de mercados emergentes, y esté solo por delante de Venezuela en las clasificaciones, es el país que más ha mejorado entre los del universo emergente que analizamos. En cambio, los indicadores de Colombia han revelado el deterioro más significativo. Así pues, mientras que el índice CRI señala un caso alcista para Ucrania, pese a su puntuación global relativamente débil, está tornándose negativo para Colombia.

DIVERSIFICANDO EL RIESGO
Indice de riesgo país y diferencial del índice de bonos emergentes (EMBI), media de los últimos 5 años
COMPONENTES DEL ÍNDICE DE RIESGO PAÍS

Fuente: Pictet Asset Management, Banco Mundial, CEIC, Datastream. Datos al 08/09/2017.

A pesar de que su enfoque primario sea el análisis 'bottom-up', nuestros gestores de carteras usan el índice CRI en su evaluación 'top-down' de los riesgos globales a fin de determinar el atractivo relativo de las oportunidades de inversión y arrojar luz sobre los diferentes factores que influyen en el perfil de riesgo de un país. Esto es importante porque estiman que la mitad de las rentabilidades de la deuda emergente se debe a factores macroeconómicos.

Aunque es cierto que los países emergentes están haciendo esfuerzos constantes por mejorar su marco institucional e implementar reformas estructurales –irónicamente, en un momento en el que los países desarrollados están  siendo más vulnerables a presiones populistas y nacionalistas2–, los regímenes inestables siguen representando riesgos para los inversores. Entre otras cosas cuando empiezan a socavar sus propias instituciones. En este sentido, aunque India esté esforzándose por reformar su economía y reducir la corrupción, Turquía está nadando contra la corriente de su propia historia del siglo XX al volverse cada vez más autocrática y menos secular.

El acertar es importante para la rentabilidad, particularmente cuando el riesgo político desencadena volatilidad en el mercado. Por ejemplo, durante la década pasada, el índice de referencia de bonos emergentes en moneda local experimentó 45 semanas de correcciones de más de un 2% y seis en las que superaron un 5%. Tomando la temperatura del mercado, lo que incluye comprender la dinámica del riesgo político, nuestros gestores de carteras de bonos emergentes tratan de evitar lo peor de estas pronunciadas caídas de mercado: durante las seis peores semanas de la última década, la estrategia Pictet-Emerging Local Currency Debt superó la rentabilidad del índice en 80 puntos básicos por término medio.

Tener un marco en el cual comprender y evaluar los riesgos macroeconómicos es crucial para invertir en los mercados emergentes, incluso mientras maduran.