I am Article Layout

Reproduciendo: Global Environmental Opportunities: transformando la inversión sostenible



Seleccionar un perfil:

Este contenido es únicamente para inversores de tipo: Intermediario financiero y Cliente institucional.

Sostenibilidad e inversión

Diciembre 2019

Global Environmental Opportunities: transformando la inversión sostenible

Gracias a la aparición de una próspera industria de productos medioambientales, invertir en la protección del planeta ya no implica renunciar a la rentabilidad.

01

Resumen

Danica May Camacho nació el 30 de octubre de 2011, en medio de una celebración pocas veces vista en los abarrotados hospitales públicos de Manila. Todo se debía a que su nacimiento representaba un hito global: con ella, la población mundial alcanzaba la cifra de siete mil millones de personas. Era a la vez un motivo de alegría y un recordatorio de los desafíos que plantea un incesante crecimiento demográfico en el que la población compite por unos recursos limitados.

En menos de 30 años, el planeta albergará a nueve mil millones de seres humanos, de los que la mayor parte pertenecerá a la clase media. Sin duda esto ejercerá una presión todavía mayor sobre el medio ambiente y lo pondrá a prueba hasta el límite.

Los inversores cada vez están más alerta ante estos desafíos.

Ahora muchos reconocen que, como administradores de capital, tienen un papel crucial que desempeñar para asentar la economía sobre una base más sostenible. No obstante, para formar parte de la solución, los inversores deben resolver una paradoja primero. ¿Cómo pueden convertirse en protectores comprometidos del medio ambiente y, al mismo tiempo, obtener una rentabilidad atractiva de sus inversiones?

Creemos que la solución a este enigma ya ha comenzado a materializarse. La reacción de los gobiernos y las empresas ante el aumento de la presión pública para invertir el proceso de degradación ecológica ha dado lugar al surgimiento de un grupo diferenciado y atractivo de inversiones en renta variable que contribuyen a mejorar el medio ambiente. Se trata de empresas que combinan unas buenas credenciales medioambientales con unos productos y servicios innovadores diseñados para salvaguardar los recursos naturales del mundo.

Estas empresas son la esencia de nuestra cartera Global Environmental Opportunities (GEO). 

02

Una floreciente industria de productos medioambientales

La opinión pública decide el orden del día

La inversión medioambiental ha dejado de ser una actividad de nicho para convertirse en decididamente mayoritaria. Hay varias razones que explican este cambio.

Para empezar, la actitud de la sociedad con respecto a la protección del planeta ha variado considerablemente en los últimos años.

Esto obedece en parte a que una proporción cada vez mayor de la población ha experimentado personalmente el daño que puede infligir la degradación ecológica. En 2015, la contaminación provocó la muerte prematura de nueve millones de personas –tres veces más que las causadas por el SIDA, la tuberculosis y la malaria juntos.Las inundaciones y las sequías han sumido a millones más en una miseria incalculable. Las redes sociales también han contribuido a forjar la opinión pública mundial. Gracias a plataformas como Twitter y Facebook, ahora la gente puede expresar y compartir sus preocupaciones sobre la contaminación y la sostenibilidad como nunca antes.

El poder popular ha provocado, a su vez, un cambio en las prioridades de los gobiernos. China es un ejemplo destacado de esta tendencia.

Fig. 1 Cómo gastar
Crecimiento del gasto medioambiental de China (en miles de mill. de RMB) 
Gasto de China

Fuente: CEIC, Estrategia de financiación medioambiental, Credit Suisse, Pictet Asset Management

En vísperas de los Juegos Olímpicos de 2008, la embajada de EE.UU. en Pekín comenzó a tuitear cada hora datos sobre la calidad del aire obtenidos del detector instalado en su azotea. Era la primera vez que el público tenía acceso a datos en directo sobre las partículas en suspensión conocidas como PM2,5, que provocan la muerte de más de 4 millones de personas al año en todo el mundo. A raíz de ello, los residentes locales comenzaron a expresar su preocupación por la calidad del aire y terminaron saliendo a las calles en grandes manifestaciones públicas.2

En respuesta al creciente descontento social, los dirigentes chinos anunciaron en 2013 un innovador plan de acción para abordar el “Airepocalipsis”, con inversiones por valor de cientos de miles de millones de dólares y una plétora de reglamentos.

De hecho, la inversión medioambiental de China se ha multiplicado por seis desde principios de los años 2000 (véase el gráfico). No obstante, es poco probable que con ello ponga fin a su expansión del gasto. Pekín ha prometido invertir aún más en ciencia y tecnología medioambiental avanzada.

Otro estímulo para la inversión sostenible es la fuerte bajada de los costes de tecnologías tales como las energías renovables, el reciclaje del agua y la tecnología aplicada a la agricultura. En EE.UU., la energía eólica es actualmente la más barata de entre todos los tipos de energía, tras registrar una caída del 40% en sus costes de producción durante la última década. Los costes vinculados a la producción de energía solar de escala industrial han disminuido en más de un 60% durante el mismo período.

Los astros se alinean para la industria medioambiental

La combinación del poder popular, las políticas gubernamentales y la economía ha dado lugar a una industria floreciente –y fácilmente disponible para la inversión– de productos y servicios medioambientales. Por ejemplo, la generosamente financiada campaña de China contra la contaminación probablemente impulsará las perspectivas de las empresas que desarrollan tecnologías medioambientales tales como filtros para motores y aplicaciones industriales para el control de la polución.

En términos más generales, a medida que las empresas de todo el mundo han ido adoptando prácticas comerciales sostenibles, han aparecido multitud de compañías cotizadas especializadas en desarrollar una amplia variedad de tecnologías medioambientales, mientras que el número de patentes registradas para productos medioambientales se ha triplicado con creces durante la última década.

Fig. 2 Avance de la innovación

Patentes de tecnologías medioambientales en el mundo

Patentes mundiales

Fuente: OMPI

Los beneficios económicos –y el potencial de inversión– se manifiestan de varias maneras: 

  • Agricultura de precisión: Una explotación agrícola de 405 hectáreas puede ahorrar unos 13.000 USD en costes variables anualmente con tan solo adquirir un sistema de guía por GPS, cuyo precio se amortiza en un año. Bastaría con que un 10% de los agricultores estadounidenses utilizaran el GPS en la siembra para ahorrar 60,5 millones de litros de combustible, 1,8 millones de kilos de insecticida y 1,9 millones de litros de herbicida al año.3
  • Energías renovables: El uso de energías renovables ha aumentado rápidamente gracias a la reducción de los costes de producción. Con un precio inferior a los 0,02 USD kilovatio/hora, la energía solar pronto será más barata que las demás formas de generación de energía basadas en combustibles fósiles.4 Se espera que el coste de la electricidad procedente de los parques eólicos marinos, que antes eran una de las fuentes de energía no contaminante más caras, se reduzca en un 70% en los próximos veinte años.5
  • Ciudades inteligentes: La instalación de un conjunto de infraestructuras conectadas, como las del agua, la electricidad y los residuos, o la modernización de los sistemas anticuados, podrían reducir el gasto y mejorar la gestión de los recursos. Barcelona, por ejemplo, ahorra 58 millones de USD anuales con una tecnología inteligente de gestión del agua que utiliza sensores conectados y servidores en la nube para controlar el riego y los niveles hídricos.6
  • Eficiencia energética: Invertir en transporte público eléctrico, utilizar más energías renovables y aumentar la eficiencia de los edificios comerciales y de la gestión de los residuos municipales podría reducir los costes energéticos mundiales en unos 17 billones de USD de aquí al 2050.7
  • Control de la contaminación: La reducción y prevención de la contaminación pueden generar grandes beneficios netos para la economía. En EE.UU., se estima que se ha obtenido un beneficio de 30 USD para la economía por cada dólar invertido en el control de la contaminación atmosférica desde 1970.Más concretamente, hemos observado un gran crecimiento de las empresas que desarrollan tecnologías tales como filtros para motores y aplicaciones industriales para el control de la polución. 

Masa crítica

Estimamos que el conjunto de la industria de productos medioambientales ya ha alcanzado un valor de unos 2 billones de USD, y que puede crecer entre un 6 y un 7% anualmente.
Fig. 3 La industria medioambiental en cifras
EIInNumbers_center.jpg

TACC (%) media de ventas 2016-18 (est.) en moneda local. Fuente: Bloomberg, Pictet Asset Management

Esto es lo que debería ser más importante para los inversores: según nuestras estimaciones, las empresas que desarrollan sus actividades en este sector deberían registrar un crecimiento de las ventas del 6,5% anual, más de dos puntos porcentuales superior al de las empresas del índice de renta variable MSCI World.9

03

Un proceso para liberar el potencial de las inversiones medioambientales

A la hora de invertir en una industria que evoluciona con rapidez, como la de los productos y servicios medioambientales, identificar las oportunidades más prometedoras no es tarea fácil.

Por eso los gestores de nuestra estrategia GEO han desarrollado un proceso que combina una metodología científica basada en normas y la investigación tradicional de cada una de las empresas para construir su cartera.

La primera etapa del proceso consiste en identificar a las empresas con mejores credenciales medioambientales. Es decir, empresas que no consumen materias primas en exceso ni generan cantidades desproporcionadas de residuos. A continuación, de entre este grupo seleccionamos empresas especializadas en el desarrollo de productos o servicios concebidos para mitigar los daños causados al medio ambiente.

A fin de identificar las empresas que presentan estas características, realizamos una auditoría ecológica que determina la huella medioambiental de más de 100 subindustrias. Esta auditoría incorpora dos nuevas herramientas de medición: el marco de referencia de los Límites Planetarios (LP) y el Análisis del Ciclo de Vida (ACV).1

El marco de los LP es un modelo que define el “espacio operativo seguro” ecológico dentro del cual deberían llevarse a cabo las actividades humanas.2

Desarrollado por un equipo de científicos y economistas eminentes, el marco de los LP establece umbrales ecológicos para nueve de los fenómenos medioambientales antrópicos más perjudiciales (véase el gráfico). El modelo cuantifica un conjunto de límites que, en caso de superarse, pondrían en peligro las condiciones medioambientales que han contribuido decisivamente a la prosperidad humana durante miles de años. Por ejemplo, para que el suministro mundial de agua dulce se mantenga estable, el consumo total de agua de la humanidad debe mantenerse por debajo de un nivel de entre 5.000 y 6.000 kilómetros cúbicos al año. El modelo de los LP también especifica que, para que las emisiones de dióxido de carbono se mantengan en niveles aceptables, la proporción de CO2 en la atmósfera no debe superar las 350 partes por millón. 

Fig. 4: Límites Planetarios
EnvironmentalImpactPerformance.jpg

Fuente: Stockholm Resilience Centre, Pictet Asset Management, a 29/12/2019

El ACV, por su parte, es una metodología que se utiliza para calcular las emisiones de residuos y el consumo de recursos de cada una de las industrias que conforman la economía global. Este modelo analiza todas las actividades de la producción de un bien o servicio: la extracción de materias primas, los procesos de fabricación, la distribución y el transporte, la utilización de los productos, los desechos y el reciclaje.2

En nuestro proceso, combinamos el ACV con los LP para crear una lente que pueda identificar con precisión las industrias cuya huella medioambiental es menor. 

He aquí un ejemplo de cómo funciona el proceso:

  • Los Límites Planetarios establecen que la capa de ozono debe tener un espesor de 276 milímetros. Para que el agujero en la capa de ozono comience a cerrarse, las emisiones totales mundiales de sustancias que reducen la capa de ozono deberían mantenerse por debajo de los 6.600 millones de toneladas al año. A nivel empresarial, esto significa que el umbral de emisiones de dichas sustancias se establece en 2,48 kg por cada millón de USD de ingresos al año. Solo las empresas cuyas emisiones totales, según el ACV, se mantengan dentro de los Límites Planetarios serán aptas para su inclusión en nuestro universo de inversión.3

Este análisis es necesario porque creemos que la mayoría de los informes sobre el medio ambiente que se elaboran hoy en día son demasiado restringidos o demasiado subjetivos. La mayoría de los modelos de huella medioambiental se centran exclusivamente en los procesos de fabricación, pero no tienen en cuenta el resto del impacto ecológico que generan, por ejemplo, los proveedores o los productos y servicios a lo largo de toda su vida útil. Tomemos la industria automovilística como ejemplo. Las emisiones de un automóvil durante su vida útil son de cuatro a cinco veces más altas que las derivadas solamente de su fabricación. Limitarse a medir el nivel de emisiones durante el proceso de producción automotriz no basta para calcular la verdadera huella ecológica total de los fabricantes de automóviles.

Una vez finalizada la auditoría ACV-LP, la segunda etapa del proceso consiste en examinar más a fondo la actividad principal de cada una de las empresas identificadas en la primera etapa. En este punto nuestro objetivo es determinar qué empresas desarrollan productos y servicios que logran verdaderos avances en la reversión de la degradación del medio ambiente. Asignamos a cada empresa un valor de “pureza temática”, un indicador de concepción propia que cuantifica qué porcentaje del valor de empresa (VE), los ingresos o el EBITDA se deriva de productos y servicios medioambientales en cada compañía. Para que una empresa pueda ser incluida en la cartera, su valor de pureza debe ser de al menos el 20%.4

Estos filtros reducen nuestro universo de inversión a unas 400 empresas. A continuación, realizamos otro análisis para determinar qué empresas del universo cumplen los criterios definidos por los LP. Después llevamos a cabo una minuciosa investigación de cada una de las empresas para encontrar aquellas cuyas características de riesgo-rentabilidad son más atractivas. Utilizamos un sistema de calificación propio que incluye indicadores de la solidez del modelo de negocio, la calidad de la gestión, la valoración y el dinamismo operativo. El análisis ASG también se integra sistemáticamente en esta etapa.

El resultado es una cartera concentrada de aproximadamente 50 títulos –en la que cada inversión combina un atractivo perfil de riesgo-rentabilidad con un escaso impacto medioambiental.

Medición de la huella medioambiental: Límites Planetarios y Análisis del Ciclo de Vida

GEO planetary boundaries.svg

Fuente: Stockholm Resilience Centre, Pictet Asset Management

Pero nuestro proceso de inversión no termina ahí. Nuestro objetivo es ser propietarios activos de las empresas en las que invertimos. Para ello, ejercemos los derechos de voto a través de una plataforma de votación por delegación e interactuamos con las empresas para asegurarnos de que cuentan con la mejor estructura de gobierno corporativo posible. A nuestro juicio, esta forma de capitalismo responsable no solo mitiga los riesgos sino que también genera rentabilidades del capital sostenibles a largo plazo.

Durante mucho tiempo los inversores han reconocido la necesidad de proteger el planeta, pero también han albergado recelos sobre los sacrificios financieros que podía implicar el hacerlo. Ahora, gracias a la aparición de una próspera industria de productos medioambientales, estas preocupaciones deberían desaparecer rápidamente.  Proteger el medio ambiente e invertir para obtener plusvalías han dejado de ser dos conceptos incompatibles. 

Fig. 5 Interacción activa

Ejemplo de cómo hemos interactuado con una empresa de servicios públicos medioambientales con sede en el Reino Unido

Cronología

Fuente: Pictet Asset Management