Seleccionar un perfil:

Este contenido es únicamente para inversores de tipo: Intermediario financiero y Cliente institucional.

Inversión temática

Los árboles sí nos dejan ver el bosque

de marzo 2018

The Advisory Board

El Comité Consultivo de la estrategia Timber de Pictet Asset Management analiza por qué siguen subiendo los precios de los productos madereros.

En el mundo no hay escasez de madera. A pesar de la preocupación existente por la deforestación, la disminución de la superficie forestal representa, principalmente, una amenaza para la biodiversidad del mundo, aunque (todavía) no para la producción de madera. Los bosques productivos comercialmente rara vez se transforman para destinarse a otros usos y, por otro lado, las plantaciones forestales aumentan a buen ritmo. Entonces, ¿por qué siguen subiendo los precios de los productos madereros?

Según el Comité Consultivo de la estrategia Timber, esto obedece a las rigideces de la oferta. Tanto la falta de aserraderos como las trabas en el transporte y los cambios en la naturaleza de la demanda han desempeñado un papel a la hora de mantener los precios elevados. Esos son los motivos de que, por ejemplo, los precios de la celulosa de fibra corta hayan subido más de un 66% desde 2008.

Aparte de eso, está la importante cuestión de las políticas proteccionistas, como los aranceles impuestos por el gobierno de Estados Unidos sobre las importaciones de madera aserrada canadiense, o las restricciones a la importación de fibras recicladas a China por motivos medioambientales. Por consiguiente, lo más probable es que los precios sigan altos durante algún tiempo. 

La oferta se encuentra con restricciones y obstáculos en todas partes

Aunque hay mucha madera en las áreas menos pobladas del mundo, no hay suficiente cerca de las zonas donde se encuentra la demanda.

Por ejemplo, está previsto que en el año 2020 Alemania sufra problemas de escasez de madera.

Llegando a lo más alto

Precios de los productos madereros, USD por cada 1.000 pies tablares/pies²/kg de producto

Madera Madera estructural, Tableros de OSB, Celulosa de fibra corta
Fuente: Bloomberg, Risi, Random Lengths. Datos a 19/02/2018

En algunos casos, estos desequilibrios han venido provocados por un cambio en la utilización de la madera. En Europa, la madera se emplea cada vez más como combustible, revirtiendo una disminución secular de largo plazo. La demanda ha aumentado hasta un punto tal que los desperdicios generados por las operaciones de aserrado y explotación forestal –que por lo general se convierten en combustible– no bastan para satisfacerla. Por esta razón se destina una cantidad cada vez mayor de pulpa de madera a la generación de energía. La madera muerta de los bosques también se está consumiendo al máximo de sus posibilidades. Además, en algunos lugares, existe una gran demanda de madera como fuente de energía. Esto es especialmente cierto en Japón, ya que ha suspendido la actividad de sus centrales nucleares las cuales, a su máxima capacidad, generaban el 30% del suministro eléctrico nacional. Por otra parte, el alejamiento del uso de plásticos ha renovado el interés por los productos derivados de la madera como materia prima para la fabricación de nuevos materiales de envasado que sean más resistentes que el papel pero igualmente biodegradables.

Existen limitaciones a la cantidad de contenedores que pueden llenarse de madera y transportarse por el mundo para satisfacer esta demanda. Aunque la madera aserrada aprovecha el espacio de los contenedores de forma más eficiente, también tiene limitaciones. Los aserraderos funcionan a pleno rendimiento en todo el mundo.

A veces varios factores entran en juego a la vez. Tomemos como ejemplo el caso de Indonesia. La productividad de los aserraderos de Indonesia no solo no aumenta, sino que las plantaciones madereras están siendo progresivamente reemplazadas por otras dedicadas a la producción de aceite de palma. Las enfermedades han empujado a la baja los rendimientos de las plantaciones madereras existentes, al tiempo que los grandes incendios forestales han afectado al suministro. En consecuencia, los aserraderos del país se enfrentan a un aumento de los costes de la madera, lo cual reduce el incentivo para atraer nuevas inversiones que aumenten la productividad.

China, Canadá y EE.UU.

En British Columbia, provincia canadiense que es, con diferencia, la mayor productora y exportadora de productos madereros del país, una grave plaga de gorgojo descortezador ha llevado al gobierno a reducir drásticamente la superficie forestal que puede ser talada, una restricción que probablemente se mantenga vigente durante muchos años. Al mismo tiempo, el gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, ha impuesto fuertes aranceles sobre las importaciones de madera aserrada canadiense.

La escasa oferta se ha topado con un aumento de la demanda. El mercado de la vivienda en EE.UU. vuelve a estar en auge. Los constructores son, con diferencia, la principal fuente de demanda de productos madereros en EE.UU. y el inicio de nuevas viviendas está volviendo a repuntar a su promedio de 40 años.

Dado que la capacidad de respuesta de los productores canadienses ahora es menor, los precios de los productos madereros estadounidenses se han visto cada vez más presionados al alza.

Dado que la capacidad de respuesta de los productores canadienses es menor, los precios de la madera estadounidense se han visto cada vez más presionados al alza.

En algún momento, las vastas plantaciones de pinos con las que se ha poblado el sur de los Estados Unidos en las últimas décadas compensarán la carencia de madera canadiense. Pero la construcción o ampliación de aserraderos lleva tiempo. Hay pocos fabricantes de equipos para aserraderos y sus listas de pedidos están repletas. Además, incrementar la carga de trabajo de los aserraderos existentes en EE.UU. es muy complicado, dado que es difícil encontrar mano de obra cualificada. Todo esto apunta a que los productores estadounidenses pueden tardar bastante en sustituir los recursos procedentes de Canadá.

Como ocurre con otras materias primas, China desempeña un papel importante en el mercado de la madera. Sus importaciones netas de fibra de madera, en todas sus formas, son muy considerables y crecen cada vez más. La demanda china ha dado lugar, a su vez, a una fuerte implicación del país en la producción de madera. Al mismo tiempo, Pekín se toma cada vez más en serio los problemas medioambientales nacionales. El gobierno no solo está imponiendo restricciones cada vez más rigurosas a la tala de bosques del país, sino que se están reestructurando las industrias papeleras y las fábricas de transformación de madera más antiguas y contaminantes. Pekín también pretende prohibir las importaciones de papel usado mezclado. 

La edad de la madera

Puede que la madera sea uno de los materiales más antiguos y básicos de la Humanidad, pero tanto su producción como su demanda continúan prosperando, incluso en esta era tecnológica. Aunque, en teoría, todavía hay mucha madera en el mundo, un sinfín de desequilibrios y obstáculos naturales, técnicos y políticos que afectan a la oferta han estado aumentando los precios de la mayoría de los productos madereros y forestales a niveles sin precedentes. Es poco probable que esta situación cambie en el futuro próximo.