I am Article Layout


Seleccionar un perfil:

Este contenido es únicamente para inversores de tipo: Intermediario financiero y Cliente institucional.

Análisis de la asignación de activos

Marzo 2020

Después del desplome

Una epidemia viral y una guerra de precios del petróleo han castigado a los mercados. Pero las respuestas de los gobiernos podrían brindar una tregua, aunque sea temporal.

Las virulentas reacciones de los mercados ante la rápida propagación de la epidemia de coronavirus y ante la guerra de precios del petróleo desencadenada por Arabia Saudí han dejado la renta variable potencialmente lista para experimentar un fuerte repunte, aunque sea de corto plazo. La conmoción de los mercados se ha visto acentuada por la subida del VIX, el índice de volatilidad del mercado de renta variable, que ha registrado su mayor tasa de aumento trimestral desde el desplome del mercado durante el Lunes Negro de 1987, mayor incluso que la observada durante la crisis de Lehman Brothers.

La recuperación de la renta variable parece mucho más probable si los responsables de las políticas económicas aplican medidas de estímulo coordinadas, como hizo el Reino Unido el pasado miércoles con un recorte de emergencia de los tipos del Banco de Inglaterra y un ingente paquete fiscal. Por lo tanto, elevamos nuestro posicionamiento táctico en renta variable de infraponderado a neutral y rebajamos la liquidez a neutral.

Aún así, nos andaremos con cuidado. Preferimos los sectores de renta variable defensivos, como sanidad, y seguimos sobreponderados en refugios como el franco suizo, US Treasuries y el oro.

Las perspectivas de los bonos corporativos parecen menos prometedoras a corto plazo, sobre todo porque la liquidez del mercado se está agotando.

Fig. 1 Modelo de asignación mensual de activos
Modelo de asignación de activos

Modelo a 11/03/2020. Fuente: Pictet Asset Management

Aunque nuestros indicadores del ciclo económico tardarán un tiempo en ponerse al día con los últimos acontecimientos, los primeros datos muestran que la producción china cayó alrededor del 5% en términos anualizados durante el primer trimestre. Sin embargo, encontramos un aliciente en las señales de que China empieza a volver al trabajo a medida que aumenta su control de la epidemia. Si la segunda mayor economía del mundo volviera pronto a la normalidad, podría producirse un repunte significativo en el segundo trimestre. Otras economías asiáticas también han resistido bien. Ahora la clave estará en ver cómo evolucionan los acontecimientos en EE.UU. y Europa, tras observar cómo podría el virus perturbar la vida de la población en el preocupante precedente de Italia.

Es probable que las condiciones de liquidez mejoren con una respuesta coordinada de la política fiscal y monetaria. Según nuestras estimaciones, los bancos centrales del mundo han inyectado liquidez por valor de 350.000 millones de USD en lo que va de año, además de los recortes de emergencia de los tipos aplicados por la Reserva Federal estadounidense y el Banco de Inglaterra. Esto dista mucho de ser suficiente, pero creemos que los responsables de las políticas económicas adoptarán medidas más enérgicas en los próximos meses, lo que elevará las reservas de liquidez totales de este año a 2 billones de USD, casi el doble de la media anual desde 2008.

También es alentador que, en su afán de aliviar las tensiones del mercado crediticio, los responsables de las políticas económicas estén relajando los requisitos de capital de los bancos y proporcionando financiación a las empresas vulnerables. La medida adoptada por el Banco de Inglaterra podría servir de modelo para otros bancos centrales –ha reducido el porcentaje del colchón de capital anticíclico del 1% a cero y ha descartado su plan de incrementarlo hasta el 2% para finales de año. También ha lanzado un paquete de préstamos de emergencia de 100.000 millones de GBP que ofrece financiación a plazo para las pequeñas y medianas empresas.

Tras haber caído alrededor del 20% desde su máximo de mediados de febrero, la renta variable global ha pasado en menos de un mes de estar cara a estar barata en términos absolutos, según nuestro modelo de valoración. El ratio precio-beneficio del índice MSCI World cayó a 14,7 el 10 de marzo desde 16,9 el 19 de febrero, un descenso del 13%.

Fundamentalmente, en este momento tanto los mercados de renta variable como los de renta fija están preparados para una recesión y descuentan una probabilidad del 70-75% en EE.UU. Esto deja margen para un posible repunte en respuesta a cualquier estímulo de los gobiernos o los bancos centrales. No obstante, aunque la renta variable está barata, no lo está de manera excepcional –en términos de rentabilidad total nos encontramos solo una desviación estándar por debajo de la tendencia de 20 años–, por lo que podrían alcanzarse nuevos mínimos si la situación del coronavirus se deteriora.

En lo que respecta a los indicadores técnicos del mercado, nuestro indicador de sentimiento muestra que la renta variable está sobrevendida y que el temor de los inversores ha experimentado un fuerte aumento. Sin embargo, el posicionamiento de los inversores muestra que no se ha producido una huida masiva de la clase de activos, lo que indica que el mercado aún no ha registrado un movimiento de capitulación.