SUSCRÍBASE AL BOLETÍN DE NOTICIAS

Reciba las últimas actualizaciones de Pictet Para Ti

Inversiones

¿Son los planes de pensiones buena opción de inversión a largo plazo?

Febrero 2020

Pensar en la jubilación en la actualidad, si se quiere conseguir al menos un buen complemento a los ingresos previstos, implica buscar alternativas que vayan más allá de la pensión de la Seguridad Social.

Los últimos datos señalan que los planes de pensiones son la primera opción de los españoles a la hora de invertir de cara a la jubilación, según el informe del Observatorio Inverco. La principal razón para ello es el ahorro para complementar los ingresos de la paga de jubilación del sistema de pensiones público. Este objetivo está presente en todas las generaciones, desde los más jóvenes hasta quienes están cerca de dejar de trabajar, debido especialmente a la incertidumbre en torno a la viabilidad económica de nuestro sistema de pensiones público, que ocupa no pocos titulares en la actualidad.

Ventajas de las inversiones en planes de pensiones

La lista de beneficios que puede reportar tener un plan de pensiones a cualquier trabajador incluye:

- La desgravación fiscal que conlleva, ya que al invertir en planes de pensiones, se puede llegar a ahorrar una cantidad significativa de dinero en impuestos a corto plazo. De forma lógica, a menor aportación, menor desgravación fiscal, lo que nos lleva a poder afirmar que las personas con salarios altos (a partir de los 36.000 euros o un tipo marginal de más del 45%) o los autónomos (para poder compensar la retención del 15% en sus facturas de IRPF) pueden ser los perfiles más interesados en este tipo de inversiones. Para rentas más bajas, de entre 12.450 y 20.200 euros, el ahorro fiscal es menor. 
 
- Permite diferir el pago de impuestos en el tiempo, ya que la ley admite que los ahorradores puedan transferir su dinero de un plan a otro (lo que se denomina traspaso entre planes de pensiones), sin ninguna penalización fiscal ni de costes. El ahorrador sólo tributa cuando solicita un rembolso definitivo. Esto significa un plus de rentabilidad a largo plazo que puede convertirse en un ingreso extra considerablemente elevado.

De todos modos, hay que tener en cuenta que, antes de invertir en un plan de pensiones y disfrutar de estas ventajas, es indispensable saber elegir el plan adecuado al perfil del inversor, y tener en cuenta una serie de limitaciones, como explicamos a continuación. 

Desventajas de los planes de pensiones

Aunque las ventajas hasta ahora citadas coloquen los planes de pensiones como el producto ideal a la hora de complementar la pensión de jubilación (y lo son), es necesario matizar con una serie de elementos que tener en cuenta. 

La mayoría de planes de pensiones que hay en el mercado tienen altas comisiones y una baja rentabilidad, como indica este artículo del portal online de la IESE Business School. De hecho, la mayoría de los que no están indexados no se acercan ni a la mitad de un índice bursátil global.

Igualmente, la liquidez de estos productos es otro de sus grandes inconvenientes. No hay que olvidar que los planes de pensiones están pensados para complementar las pensiones de jubilación, y que solamente pueden rescatarse con antelación en casos muy especiales, como invalidez, fallecimiento, desempleo de larga duración, enfermedad grave, o dependencia severa o gran dependencia.

Un tercer elemento a tener en cuenta es que los frutos de un plan de pensiones se consideran rendimientos del trabajo y, como tal, incrementan la base imponible del IRPF, provocando así un aumento del impuesto a pagar. 

Finalmente, es importante valorar la incertidumbre que implican estos productos financieros. Por un lado, el inversor no sabe si podrá mantener su situación económica a largo plazo. Tampoco hay que olvidar que los planes de pensiones son un producto a largo plazo, y no hay ninguna garantía legal de que durante todo este tiempo pueda cambiar su legislación o, incluso, su tratamiento fiscal.

Los planes de pensiones pueden ser un buen aliado para complementar la pensión, siempre que el inversor conozca muy bien el producto al que va a recurrir y sea consciente de los riesgos que asume a largo plazo.