I am Article Layout


Seleccionar un perfil:

Este contenido es únicamente para inversores de tipo: Intermediario financiero.

¿Es usted un Cliente institucional?

Marzo 2020

Desmitificación del modo de hacer frente a la volatilidad

Los mercados de renta variable han caído en picado en las últimas semanas debido a la propagación del coronavirus más allá de las fronteras de China. Aunque la venta masiva haya podido provocarles inquietud, los inversores siempre deberían resistir la tentación de tomar medidas drásticas cuando los mercados tropiezan.

Cuando las cotizaciones bursátiles sufren bajas bruscas en un breve período como lo han hecho en las últimas semanas, es normal que los inversores se sientan desorientados. Al fin y al cabo, el dolor de una pérdida económica se siente con más intensidad que la satisfacción que conlleva una inversión provechosa. 

Pero sabemos por experiencia que, para invertir de manera eficaz, debemos controlar nuestro impulso de adoptar tácticas evasivas ante el primer atisbo de problemas. 

Los inversores no deberían olvidar nunca que el secreto del crecimiento del capital reside en el valor acumulativo que ofrece la capitalización compuesta –el efecto multiplicador de reinvertir sus ganancias para generar rentabilidades futuras”, explica Shaniel Ramjee, gestor senior de estrategias multiactivos en Pictet Asset Management. “Para beneficiarse de ese efecto acumulativo es fundamental que los inversores mantengan en todo momento una perspectiva a largo plazo. Tomar decisiones precipitadas en base a datos aislados conlleva riesgos considerables”.

De hecho, es precisamente en las épocas de volatilidad de los mercados cuando los inversores deben acordarse de los principios de la inversión eficaz.

Mantenerse diversificados. Es una regla que los inversores deberían seguir en todo momento, aunque mantener un conjunto de inversiones diversas durante los períodos de volatilidad del mercado no solo es recomendable, sino indispensable. La historia nos ha enseñado que las carteras diversificadas tienen más capacidad para resistir los efectos negativos de los mercados volátiles que las concentradas.

Mantener una perspectiva a largo plazo. Además de crear una cartera diversificada, cuando los mercados dan un paso en falso es esencial conservar la perspectiva a largo plazo. La experiencia demuestra que las crisis y la volatilidad son transitorias, y que los títulos terminan recuperándose.  

Alcistas y bajistas
Mercados alcistas y bajistas de los últimos 40 años: índice S&P 500
Desmitificación de la volatilidad

Fuente: Bloomberg, Standard & Poor's, JP Morgan; los datos mostrados se refieren a la rentabilidad de las cotizaciones durante el período comprendido entre el 31/12/1972 y el 31/12/2019

Perseverar en el rumbo marcado –en lugar de reaccionar ante los cambios a corto plazo de los indicadores del mercado– puede llegar a ser beneficioso a largo plazo.

Invertir con regularidad resulta de gran ayuda. Incluso los inversores profesionales más experimentados encuentran difícil, si no imposible, calcular con exactitud el momento adecuado para entrar en el mercado. Por eso invertir cantidades fijas con regularidad es una estrategia que, a la larga, ofrece mejores posibilidades. Los inversores que la adoptan comprueban que adquieren una mayor cantidad de acciones a precios más bajos y menos acciones a precios más altos.

Los bonos no son la única respuesta. Al intentar proteger sus carteras durante las épocas de tensión del mercado, muchos inversores se inclinan hacia la renta fija, la cual valoran por sus atributos defensivos. Pero no es la única alternativa. En lugar de hacer cambios masivos en sus carteras, los inversores podrían considerar la posibilidad de conservar la renta variable mediante grupos de títulos que hayan demostrado su resistencia durante los períodos de volatilidad elevada del mercado como, por ejemplo, los representados en el índice MSCI Low Volatility. Otras herramientas que suelen utilizarse para diversificar las carteras son las inversiones alternativas, tales como el sector inmobiliario o el oro.