SUSCRÍBASE AL BOLETÍN DE NOTICIAS

Reciba las últimas actualizaciones de Pictet Para Ti

Sostenibilidad medioambiental

Insectos, solución sostenible contra las plagas

Diciembre 2019

La sociedad está cada vez más concienciada acerca de la necesidad de cuidar la sostenibilidad de nuestro entorno. Se evitan los productos químicos en lo posible, y también se recurre a insectos vivos para eliminar plagas en plantas y cultivos.

Estos tratamientos biológicos son ya frecuentes en diversas ciudades españolas, que aprovechan sus beneficios en parques y jardines públicos.

¿En qué consiste el control biológico con insectos?

Esta técnica busca reducir las plagas que afectan a cultivos y jardines a través de la introducción de enemigos naturales de los organismos que los están atacando. Dos de sus premisas fundamentales son la garantía de que la población que causa la plaga se reducirá hasta niveles que no afecten a las especies plantadas y que los insectos introducidos como agente controlador sobrevivirán.

También ha de tenerse en cuenta que este control biológico puede realizarse liberando insectos varias veces al año, según indica la Universidad Autónoma de Barcelona, creando las condiciones necesarias para que se establezcan de forma definitiva o modificando el entorno para conseguir que la población ya existente aumente naturalmente.

Entre los insectos que se usan para el control sostenible de plagas destacan las chinches depredadoras, los coccinélidos (que se alimentan de pulgones y cochinillas), los parasitoides (pequeñas avispas de color negro) y los sírfidos, una familia de moscas cuyas larvas eliminan el pulgón. Es indispensable que estas especies estén registradas en el Ministerio de Agricultura y, además, debe demostrarse que no causan daños y que forman parte de la fauna autóctona de la zona.

Insectos para controlar plagas en jardines

La Directiva 2009/128/CE establece que los parques y jardines públicos, así como los de titularidad privada y áreas como escuelas o campos deportivos, son localizaciones con riesgo alto de exposición a plaguicidas. Por lo tanto, en este tipo de espacios es necesario aplicar técnicas de control biológico de plagas para asegurar el buen estado de las especies plantadas sin métodos químicos.

Precisamente, la ausencia de plaguicidas es requisito indispensable para asegurar la presencia de insectos que actúen como enemigos naturales a la hora de combatir plagas una vez se han soltado en el entorno los auxiliares que deben actuar para acabar con la especie atacante.

La lista de plagas más importantes que afectan habitualmente las zonas verdes urbanas incluye arañas, cochinilla, babosas, gusanos y la mosca del mantillo, entre otras variedades. Todas ellas deben tratarse de manera específica e individualizada, aunque convivan en el mismo jardín.

Ciudades que usan los insectos para acabar con plagas


En España podemos encontrar diversos ejemplos de ciudades que han decidido aplicar los insectos como elemento de control de las plagas de sus parques. La Ordenanza General de Protección del Medio Ambiente Urbano del Ayuntamiento de Madrid se modificó en el año 2018 para integrar la sostenibilidad de los controles de plagas con productos no nocivos para la salud. Como consecuencia, se liberan varias veces al año insectos como los mosquitos o las avispas en recintos como el vivero Estufas del parque del Retiro para luchar contra plagas como los pulgones, cochinillas o arañas de forma limpia y sin riesgo para el medio ambiente o las personas.

Otra ciudad en las que se aplica el control biológico de plagas con buenos resultados es Almería, donde se ha puesto en marcha una completa estrategia medioambiental sostenible para controlar la salud de las plantas en sus parques y jardines. En muchos espacios la fauna auxiliar de insectos ha sido capaz de instalarse ya y desarrollar nuevas generaciones que mantienen el equilibrio natural de la zona y combaten plagas tan habituales como la araña roja y los pulgones.

Así, los insectos se convierten en aliados para alejar las plagas de las zonas verdes urbanas sin riesgos químicos.