SUSCRÍBASE AL BOLETÍN DE NOTICIAS

Reciba las últimas actualizaciones de Pictet Para Ti

Educación financiera

Todo lo que debes saber sobre las SICAV antes de invertir

Julio 2019

Si piensas en el término SICAV, seguramente creas que eso no es algo para ti. Te animamos a que sigas leyendo para conocer más sobre las Sociedades de Inversión de Capital Variable.

En el mercado alternativo bursátil cotizan numerosas SICAV, algunas de las cuales están abiertas a todo tipo de ahorradores, y otras, en cambio, que exigen un mínimo de inversión.

¿Qué es una SICAV?

El acrónimo SICAV significa Sociedad de Inversión de Capital Variable, una forma societaria muy extendida en Europa Occidental para la constitución de entidades de inversión colectiva destinadas a captar el ahorro de los inversores. Así, una gran proporción de los fondos comercializados en Europa al inversor minorista adoptan esta forma societaria. En España, las SICAV se conocen sobre todo por ser una de las principales herramientas utilizadas por las grandes fortunas para gestionar su patrimonio. Este tipo de SICAV se pueden constituir con un capital mínimo de 2.4 millones de euros y deben contar con, al menos, 100 partícipes. 
 

Las características de una SICAV son, entre otras, las siguientes:

- Al contrario de los fondos de inversión, que carecen de personalidad jurídica propia, las SICAV adoptan una forma societaria.

- Suelen llevar a cabo un estilo de gestión activa, generalmente delegada a una sociedad gestora de IIC, que realiza las inversiones dependiendo de los criterios marcados.

- Las carteras se diseñan en base a las características de los inversores, pudiendo optar por estilos de inversión más conservadores o agresivos.

- La flexibilidad a la hora de invertir les permite modular la exposición de la cartera, o modificar en todo momento la orientación de las inversiones.

- Las SICAV suelen contar con la suficiente liquidez para vender y comprar títulos en todo momento y en cualquier mercado que esté operativo.

- Finalmente, las SICAV españolas cotizan en el mercado alternativo bursátil, por lo que el inversor minorista puede participar en ellas sin cantidades mínimas prefijadas.  


Ventajas de las inversiones en las SICAV nacionales

Para el inversor minorista, las ventajas son las mismas que al invertir en fondos de inversión, nacionales o extranjeros, de grandes gestoras de IICs. Entre las ventajas destacan:

Seguridad jurídica y transparencia: las SICAV españolas están tuteladas y controladas por la Comisión Nacional del Mercado de Valores, como el resto de las instituciones de inversión colectiva comercializadas en España.

Liquidez: al cotizar en el mercado alternativo bursátil, las participaciones pueden venderse y comprarse en cualquier momento, mediante una cuenta de valores. Además, no es necesario un gran desembolso, en general se puede invertir desde una participación.

Fiscalidad: el inversor minorista se beneficia del mismo ventajoso régimen de exención fiscal por traspasos en el IRPF propio del resto de fondos de inversión, a condición que la SICAV cuente con más de 100 partícipes. Asimismo, las plusvalías obtenidas en caso de reembolso de participaciones están sujetas al tipo fijado en el IRPF para las rentas de capital, es decir, en 2018, 19% para los primeros 6.000 euros, 21% entre 6.000 y 50.000 euros y 24% para cantidades superiores.

En resumen, como has podido comprobar, la SICAV es una de las formas societarias más extendida en Europa a la hora de constituir vehículos de inversión colectiva tales como los fondos de inversión destinados al inversor minorista. España no escapa a esta realidad, si bien en nuestro país se les conoce más por su vertiente destinada a la gestión del patrimonio de grandes fortunas locales.

Ahora sabes que estos instrumentos están a disposición del inversor minorista, exactamente como cualquier otro fondo de inversión de grandes entidades financieras, nacionales o extranjeras, con todas las ventajas que este popular instrumento de ahorro a largo plazo puede suponer para tí. Es hora de que tomes la decisión de si se ajusta o no a tu perfil inversor.