SUSCRÍBASE AL BOLETÍN DE NOTICIAS

Reciba las últimas actualizaciones de Pictet Para Ti

Innovación

Madrid Nuevo Norte, construyendo una Smart City

Noviembre 2019

El plan urbanístico de Madrid Nuevo Norte ya tiene luz verde. Presentado como un modelo centrado en la innovación y la sostenibilidad, se asocia con la idea general de crear una auténtica smart city que sirva de referencia en Europa y compita a nivel mundial con las más sofisticadas ciudades inteligentes.

Una inmensa franja de terreno desactualizado y desamortizado en el norte de la ciudad de Madrid ha propiciado la ocasión para crear una ciudad modelo, contemplada como un proyecto global. Y eso, unido al momento histórico y a las posibilidades de la tecnología actual brindan una oportunidad sin precedentes. Más allá de la tecnología, que era el elemento dominante del concepto de smart cities hace 20 años, el enfoque actual contempla estas ciudades desde las premisas irrenunciables de sostenibilidad, eficacia, funcionalidad, habitabilidad y bienestar.

Se trata de partir de unos terrenos actualmente inundados de vías de ferrocarril y solares sin uso que, además, dividen el norte de la ciudad en dos áreas difícilmente comunicadas. Sobre estos terrenos de más de 3,2 millones de metros cuadrados, hasta ahora prácticamente inservibles, se ha planificado toda una ciudad en la que el equilibrio entre los distintos usos del suelo y los espacios previstos se enfoca en la habitabilidad y el bienestar como objetivo prioritario.

El proyecto supone la construcción de más de 300 edificios: con un 60% dedicado a espacios de trabajo y un 35% destinado a viviendas, además de equipamientos públicos, informa El País. El impacto económico esperado es de 18.260 millones de euros y se prevé la creación de 241.700 empleos, mantiene la misma publicación.

Aspectos del proyecto que más influyen en el concepto de smart city

El proyecto ha de ser contemplado desde una visión holística en la que los diferentes elementos crean sinergias que confluyen en un mismo objetivo. 

Un gran centro de comunicaciones y transporte

La situación estratégica de Chamartín, a quince minutos del aeropuerto y a algo menos del nodo de transporte por tierra de Atocha, hace que la ampliación prevista de la estación y su modernización la conviertan posiblemente en la más grande de Europa. Pero, además de la ampliación de esta estación a la que se prolongarán desde Atocha las entradas y salidas de los trenes de alta velocidad, toda la ciudad contará con un plan de comunicaciones capaz de garantizar un uso del 80% de transporte público frente a solo un 20% del privado.

La dotación de esta red de comunicaciones contará con los siguientes elementos:

- Una nueva línea de metro con tres estaciones

- Una nueva estación de cercanías en la zona sur de Fuencarral

- Una línea de bus prioritario que será de gran capacidad y se beneficiará de una plataforma reservada y paso prioritario en los semáforos

- Dos nuevos intercambiadores

- Dos nodos de intercambio en superficie

- El más moderno centro de negocios

Será el corazón de la ciudad. Con modernos rascacielos y edificios de oficinas dotados con las más avanzadas tecnologías TIC y preparados para el futuro. Una zona capaz de atraer la inversión y el talento.

El centro de negocios se sitúa directamente detrás de las dos torres inclinadas conocidas como Puerta de Europa. Para su diseño se han tenido en cuenta los proyectos más recientemente llevados a cabo en este terreno en el ámbito internacional. 

Sostenibilidad

Aparte del impuso al uso de transporte público frente al privado, Madrid Norte contará con un amplio espacio verde sobre la playa de vías tras la estación de Chamartín, que se soterrará. 
Además, el proyecto contará con los máximos estándares medioambientales para su desarrollo.

Un proyecto participativo

La elaboración del proyecto ha contado con la participación del sector privado, la administración y colectivos ciudadanos, ecologistas y sociales.

Combinación de espacios

La planificación se ha decantado por la combinación de usos de vivienda con comercios y oficinas, dando prioridad al bienestar de los habitantes y a la calidad de los espacios públicos. Esto se une a la disposición intercalada de estos espacios con zonas recreativas, servicios de uso público y grandes espacios verdes. Entre ellos se integrarán las zonas comerciales y residenciales.

El urbanismo del futuro al alcance de Madrid

Solo queda, para crear la smart city perfecta, dotarla de la más avanzada tecnología. Una tecnología inimaginable hoy, pero que probablemente tendremos al alcance teniendo en cuenta los 20 años previstos para el desarrollo total del proyecto.