SUSCRÍBASE AL BOLETÍN DE NOTICIAS

Reciba las últimas actualizaciones de Pictet Para Ti

Green finance

Impact inversion: combinar finanzas y sostenibilidad

Impact investing el crecimiento del comercio responsable

Noviembre 2018

En los últimos años en vista de la mayor sensibilidad hacia el estado de salud del medio ambiente ha crecido la demanda de inversiones sostenibles. Y ahora también los bancos comerciales se aproximan a esta realidad.

El impact investing, que combina finanzas y sostenibilidad, está despegando. Las inversiones de este tipo existen desde los años cuarenta. Pero, en los últimos años, en vista de la mayor sensibilidad hacia el estado de salud del medio ambiente, se ha reforzado el comercio responsable hasta llegar a un punto crucial. Ahora, los responsables políticos están haciendo presión sobre el sector privado y la demanda de inversiones éticas está llegando al máximo.

Según la Global Impact Investing Network, el año pasado se invirtieron unos 22.000 millones de dólares en proyectos con un impacto social o ambiental. Y los resultados son buenos: el 91% de estos proyectos ha igualado o superado los rendimientos financieros esperados. Es más: los bancos de desarrollo europeos calculan que, en un año, este tipo de finanzas ha creado cuatro millones de puestos de trabajo y 11.000 millones de dólares de ingresos fiscales locales.

Este tipo de inversiones también está cambiando el enfoque adoptado por los propios inversores. Según la Association of European Development Finance Institutions, hasta ahora, las inversiones se han concentrado en renta variable y préstamos, centrándose principalmente en finanzas e infraestructuras, así como en manufactura, actividades agrícolas y servicios.
 
Este modelo introduce una dimensión ulterior. «Los bancos que se centran en el impact investing empujan el capital hacia áreas en las que los inversores tradicionales han tenido dificultades, preparando el camino para el crecimiento futuro. Podemos abrir mercados para los inversores y para nuestros socios bancarios comerciales, ayudando al mismo tiempo a las empresas locales y a sus comunidades a prosperar», comenta Jurgen Rigterink, Consejero Delegado del banco holandés de desarrollo FMO, uno de los más expertos en este sector. «Además de la expectativa de rendimientos positivos, con la misma claridad se nos solicita sostenibilidad y desarrollo social».
 
El dinero invertido en estos proyectos suele ser rentable. «Los inversores quieren ver crecer su dinero y la experiencia nos dice que la rentabilidad financiera va unida a los impactos sociales», explica Rigterink.

«Tenemos que dejar de sobrecargar el planeta; la Tierra ha llegado a un punto crítico», afirma. «Este planteamiento, combinado con inversiones bien valoradas, garantiza un impacto extremadamente positivo». Según Rigterink, el modelo bancario tradicional «está desapareciendo rápidamente», dado que cada vez más bancos aprovechan la ocasión para unirse al movimiento. «Aunque son los bancos de desarrollo los que han encabezado este cambio, ahora los bancos comerciales también se están movilizando rápidamente», observa Rigterink.
 
La oportunidad de generar beneficios fiables a largo plazo, al tiempo que se ayuda a las poblaciones locales, a sus economías y entornos, es una ocasión excepcional.