SUSCRÍBASE AL BOLETÍN DE NOTICIAS

Reciba las últimas actualizaciones de Pictet Para Ti

Megatendencias

Las claves del consumidor post COVID: ahorro, sostenibilidad, nutrición y digitalización

Septiembre 2020

Las tendencias tras la crisis sanitaria y económica creada por el coronavirus están configurando un nuevo perfil de consumidor. Estas son las claves de cómo será ese consumidor post COVID.

Durante las últimas décadas, los hábitos de los consumidores han ido variando de manera más o menos rápida. Sin embargo, la crisis sanitaria y económica surgida por la COVID-19 ha alterado de forma abrupta dichos hábitos, provocando la emergencia de un nuevo consumidor post COVID.

Muchas de las características que configuran a este nuevo consumidor se han ido forjando a partir de los hábitos adquiridos durante el confinamiento, y la pregunta que se hacen los especialistas en marketing es: ¿Cuáles de ellas perdurarán? El perfil de este nuevo consumidor se basa en el ahorro, la apuesta por la sostenibilidad, una priorización de la compra de productos frescos y saludables y en la digitalización.


Predispuesto al ahorro

La crisis económica derivada de la crisis sanitaria ha provocado una mayor predisposición al ahorro en el nuevo consumidor post COVID. El Instituto Nacional de Estadística (INE) constató que la tasa de ahorro de los españoles se estableció en el 11% de la renta disponible en el primer trimestre de 2020. Se trata de la tasa de ahorro más alta desde 2009, según el INE.

En esta situación, los consumidores prestan más atención a los precios y dilatan la decisión de compra de bienes más costosos (vehículos o viviendas), como corrobora la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) o el estudio de IPSOS.

Preocupación por la sostenibilidad

Según la empresa de estudios de mercado Kantar, un tercio de los españoles tienen intención de aumentar la compra de productos de marcas socialmente responsables. Asimismo, el 17% de los consumidores valora más el producto ecológico que al inicio de la pandemia, de acuerdo con datos de la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (AECOC).

La apuesta por la sostenibilidad enlaza directamente con la tercera tendencia del consumidor post COVID, que es la nutrición.

Hacia la alimentación saludable

El 75% de los españoles están interesados en mantener una alimentación sana y equilibrada, recoge un informe de la consultora McKinsey. De la misma manera, según el estudio elaborado por la empresa de estudios de mercado IPSOS, la vida saludable será una pieza fundamental para muchos consumidores post COVID, los cuales incrementarán su consumo de alimentos frescos y saludables y se interesarán más por aquellos productos que fortalezcan su sistema inmunológico. En esta línea, un artículo de La Vanguardia muestra que un 17% de los consumidores valora en mayor medida el producto ecológico que antes del confinamiento, según un estudio de AECOC. La misma fuente confirma que el 63% de los españoles muestran interés en comprar productos de proximidad.

Por tanto, la nutrición saludable y ecológica será otro de los drivers más importantes en el perfil del nuevo consumidor.


Digitalización acelerada

Otro gran cambio que ha experimentado el consumidor post COVID es su mayor digitalización. Así, se ha observado un mayor uso de la tarjeta bancaria. Un proceso que ha venido impulsado por organizaciones como la Organización Mundial de la Salud que, con el fin de evitar contagios debidos a la manipulación del dinero en especie, aconseja su uso. En esta línea, un estudio elaborado por Mastercard sostiene que durante el confinamiento los pagos ‘contactless’ fueron los preferidos por un 66% de los españoles. Un tipo de pago que parece que ha llegado para quedarse, ya que el 75% de los encuestados tenían intención de seguir utilizándolo.

Al igual que con los pagos, en otros ámbitos también se ha producido un incremento de la digitalización. En estos últimos meses se ha incrementado en general el volumen del comercio electrónico en alimentación y ocio y, debido al distanciamiento social, hemos asistido al boom de las videoconferencias tanto en el ámbito profesional como privado.

Los expertos coinciden en que el comercio online seguirá en aumento en los próximos meses. En particular por ejemplo en el sector de los productos frescos, ya que el confinamiento parece haber derribado ciertos tabúes sobre la adquisición online de este tipo de productos. La experiencia de compra durante estos meses ha demostrado que llegan en perfecto estado a domicilio, así como la sencillez, transparencia y seguridad del proceso de compra. Por ello, se espera que la tendencia al alza del comercio electrónico siga su curso más allá del confinamiento. Los consumidores han asumido que la compra online minimiza el contacto con otras personas en entornos no seguros, evitando los contagios, al mismo tiempo que han asumido también que el modelo es aplicable a un gran abanico de productos y servicios.

Lo cierto es que la pandemia ha impulsado tendencias que ya estaban activas, pero que están dibujando un nuevo perfil de consumidor para el siglo XXI.