SUSCRÍBASE AL BOLETÍN DE NOTICIAS

Reciba las últimas actualizaciones de Pictet Para Ti

Fintech

Hablemos de Fintech: invertir con los roboadvisors

Noviembre 2020

La función de la Fintech —Financial Technology—, es la de romper con el modelo clásico de las finanzas por medio de la innovación tecnológica. Algunas de las soluciones que ofrece rozan lo futurista y, en cambio, son el presente, como los roboadvisors.

Los roboadvisors son una herramienta de Fintech que ofrece la gestión automatizada de inversiones por medio de algoritmos matemáticos que trazan el perfil de un cliente, minimizando así la intervención humana en las transacciones. Es una opción que atrae principalmente a personas que se sienten cómodas con los servicios on-line, como, por ejemplo, los millennials.

Qué son y por qué usarlos

Estos robots ofrecen una serie de ventajas atractivas y competitivas:

  • Hacen una gestión pasiva del capital invertido, es decir, una vez que el roboadvisor escoge una cartera apta para el cliente, deja de analizar nuevas posibilidades para la mejora de la inversión y una mayor rentabilidad.

  • Utilizan principalmente fondos de inversión indexados y ETF.
  • Los fondos indexados o índice son inversiones colectivas que buscan replicar la composición de un determinado índice de referencia o benchmark (por ejemplo, IBEX 35, S&P 500 o Eurostoxx 50), de manera a obtener una rentabilidad parecida, pero sin superarla, como en la gestión activa. En términos menos abstractos, si el fondo en el que hemos invertido se revaloriza un 5 o un 20%, pero el IBEX 35 lo hace en un 15%, en ambos casos ello significa que el fondo no está replicando el índice. De un fondo indexado se espera una rentabilidad igual o cercana al índice, 15% en este caso.
  • Los ETF, o Exchange Traded Funds, son un tipo especial de fondo indexado que cotiza en bolsa de manera continua como cualquier acción, mientras que los fondos indexados de corte tradicional suelen tener una ventana de liquidez diaria. Así, se caracteriza por ofrecer la diversificación de riesgos típica de un fondo junto a la flexibilidad transparente de la negociación en tiempo real que ofrecen las acciones.

 

  • Sus costes son inferiores a los de la gestión activa en 1,14 puntos porcentuales de promedio. Además, algunos roboadvisors premian la permanencia con una disminución anual de estos.

  • La inversión inicial es reducida y accesible para todo tipo de público, con aportaciones que pueden ser de tan solo 1.000€.
  • La función de los roboadvisors es asesorar y gestionar de forma independiente y, por ello, ofrecen gran transparencia.

  • Son un modelo de inversión largoplacista, que conviene al inversor que no está dispuesto a pagar por el coste superior de la gestión activa. No obstante, en este sentido, cabe destacar un punto que para algunos clientes puede resultar menos atractivo, y es que el robo-advisor es el que tiene el poder decisional sobre las inversiones. 

  • Finalmente, el proceso de inversión a través de roboadvisors suele ser sumamente fácil.

¿Cómo se invierte con los roboadvisors?

El proceso básico es sencillo y se resume en tres pasos fundamentales. En primer lugar, el cliente debe realizar un test para que el roboadvisor pueda definir su perfil de inversor y el riesgo que está dispuesto a asumir. A partir de los resultados devueltos, el roboadvisor asigna una cartera adaptada al perfil del inversor. Por último, el cliente deposita el importe mínimo requerido en la cuenta y el gestor lo invierte en los fondos que componen la cartera elegida.

Su evolución en España

La historia de estos robots de inversión se remonta a 2006, cuando en Estados Unidos la web —ahora también app— de gestión de finanzas personales Mint lanzó un programa semiautomatizado. Posteriormente, en 2008, Jon Stein creó Betterment, una versión perfeccionada del producto de Mint, que propició la popularización de los roboadvisors.

Algo que en España no se vivió hasta el año 2014, cuando se creó Feelcapital, la empresa que abrió el camino a este servicio y que fue seguida, en los dos años posteriores, por Indexa Capital y Finizens, respectivamente. 

Los mejores a fecha de julio de 2020

En la actualidad, según cifra Finizens, la cuota de mercado de gestión pasiva en España es de un 2%, muy inferior a la europea del 19% y los mejores roboadvisors independientes a julio de 2020, según recoge en este post Rankia, son cuatro. A continuación, los indicamos y te facilitamos sus características distintivas. 

Indexa Capital, el gestor automatizado líder en España, con una marcada política de reducción constante de costes para los clientes.

Finanbest se coronó en 2019 como el roboadvisor con mayor rentabilidad. Su principal diferencia es que también ofrece fondos de gestión activa, por lo que sus comisiones son algo superiores con respecto a otros gestores.

Finizens trabaja con una de las estrategias de inversión indexadas más completas del mercado, fondos índices de clase Institucional Plus de Vanguard (que requieren una inversión inicial muy elevada, pero con costes sensiblemente inferiores) y comisiones decrecientes.

InbestMe es el roboadvisor con mayor personalización de nuestro país y no solo eso. Además de ofrecer inversión a largo plazo personalizada, se propone aumentar los conocimientos financieros de sus clientes para que puedan tomar mejores decisiones, mediante la creación de contenido de cultura financiera.